El 21 de marzo pasado, el jefe de la comuna firmaba el contrato para la ejecución de las obras con RCR Construcciones, una “empresa del rubro de la construcción” que en rea­lidad solo existe en papeles. Como propietaria aparece Reinalda Cervian Recalde, una señora de 80 años, domi­ciliada en la ciudad de Fer­nando de la Mora.

Las obras en el barrio Pañete, que están en etapa de terminación, incluyen el empedrado de cuatro cua­dras, sistema de desagüe pluvial y cordones cunetas, precisó Óscar Darío Roussi­llón, jefe del Departamento de Obras del municipio.

Reinalda Cervian Recalde, contratista del intendente de Villa Hayes.
Reinalda Cervian Recalde, contratista del intendente de Villa Hayes.

Ahora bien, la señora Rei­nalda Cervian nada sabe de estas y otras obras que “su empresa” realizó y no solo para la Municipalidad de Villa Hayes. Aparecen en el portal de Contrataciones Públicas adjudicaciones de la Municipalidad de Fer­nando de la Mora y del muni­cipio de Primero de Marzo.

En el contrato con el muni­cipio chaqueño, la empresa fijó domicilio sobre la calle Cerro Corá casi 16 de Julio de Fernando de la Mora e hizo constar una numera­ción de casa inexistente en la zona. A pesar de ello, un equipo periodístico de La Nación pudo dar con la mis­teriosa empresa.

La empresa RCR, que figura a nombre de Reinalda, cuya supuesta firma está estam­pada en el millonario con­trato con la Municipalidad de Villa Hayes, en realidad es manejada por su marido Federico López.

Esteban Ríos Ayala, intendente.
Esteban Ríos Ayala, intendente.

RCR funciona en la residen­cia del matrimonio sobre la calle Cerro Corá casi Zavala Cué de la ciudad de Fernando de la Mora, Zona Sur. La vivienda no tiene un solo cartel que indique que en el lugar funciona la cons­tructora.

El equipo periodístico fue recibido por la señora Rei­nalda, quien reconoció no tener conocimiento de las cuestiones que tienen que ver con la “constructora”. Sin embargo, en los pape­les ella asumió cl compro­miso con la municipali­dad. Su marido, Federico López, afirmó que si bien la “empresa” está a nombre de su mujer, él es quien la admi­nistra.

La firma no cuenta con maquinarias para el tipo de trabajo que le fue enco­mendado por la comuna de Villa Hayes y tampoco tiene empleados, según confirmó el propio López. “Maqui­narias yo no tengo, maqui­narias pesadas alquilamos, pero implementos manuales para trabajos de albañilería tengo todo”, contó.

Sobre cómo realizaron las citadas obras en Villa Hayes, sin tener maquina­rias ni obreros, dijo que las maquinarias fueron alqui­ladas y los trabajadores con­tratados.

Empedrado en el barrio Pañete de Villa Hayes.
Empedrado en el barrio Pañete de Villa Hayes.

Ni la contratista ni los fun­cionarios de la municipali­dad explicaron a quién se le subcontrató para la obra, que en papeles se atribuye a la firma de la octogenaria.

Utilizaron el sistema de Contrataciones Públi­cas para delegar la obra a un constructor fantasma, mientras que la contratista que figura en los papeles ni siquiera sabe dónde está la obra que se le atribuye en documentos públicos.

EL CONSTRUCTOR

Así se llama el depósito de materiales en la ciudad de Villa Hayes que proveyó a RCR Construcciones de Rei­nalda Cervian. Este depó­sito figura a nombre de Blanca Rivas, pareja de Julio César Locatti, nada más y nada menos que tesorero del municipio. El mismo Fede­rico López lo confirmó.

DEFIENDE A SU JEFE

Reinaldo Aveiro, RRHH.
Reinaldo Aveiro, RRHH.

El director de Recursos Humanos de la Municipa­lidad de Villa Hayes, Rei­naldo Aveiro, lejos de dar explicaciones sobre cómo una decena de parientes del intendente pudo acceder a cargos en la comuna, justificó esta situación haciendo un recuento de obras encara­das por el ejecutivo municipal en su cuenta de la red social Facebook. Así como se inspiró para ello, debería inspirarse para aclarar a la ciudadanía cómo ingresaron los parientes del intendente al municipio y la función que cumple cada uno.

El pasado viernes, La Nación se trasladó hasta la comuna de Villa Hayes a fin de tener declaraciones del intendente, pero este no se encontraba. Entonces, Aveiro se comprometió a gestionar la respuesta, pero luego se excusó alegando que se encontraba en sus “actividades académicas”.

El intendente de Villa Hayes convirtió el municipio práctica­mente en una empresa familiar, haciendo caso omiso a la Ley Nº 5.295 “Que prohíbe el nepotismo en la función pública” para los ordenadores de gastos.

Ríos Ayala se llamó a silencio tras la publicación de este diario sobre la decena de parientes suyos que ubicó en la municipa­lidad que administra.