El fiscal del Guairá Uli­ses Giménez, quien investigó casos de envergadura como el megaa­salto del PCC a la coopera­tiva Carlos Pfannl en el 2018, posee una costosa camioneta que sería mau proveniente de la frontera con el Brasil y en la cual el agente del Ministe­rio Público se desplaza por la ciudad de Villarrica ruti­nariamente.

Se trata de una camioneta de la marca Jeep tipo Cherokee Limited, del 2011, cuya pro­cedencia se desconoce y que está bajo posesión del fiscal Giménez hace unos 3 años.

El agente fiscal Ulises Giménez, siendo abordado por el equipo de prensa del Canal GEN del Grupo Nación.
El agente fiscal Ulises Giménez, siendo abordado por el equipo de prensa del Canal GEN del Grupo Nación.

Esta situación pudo ser con­firmada por un equipo de prensa del Grupo Nación, que inició una investigación tras recibir denuncias de pobla­dores de la capital guaireña, quienes están cansados de los supuestos abusos de poder atribuidos al representante de la Fiscalía.

El agente fiscal Ulises Gimé­nez se encuentra muy ligado al poder, teniendo en cuenta que es tío del actual inten­dente de Villarrica, Gus­tavo Navarro (ANR-Colo­rado Añetete), quien a la vez es muy allegado al ex gober­nador del Guairá e irregular ocupante de una banca en el Congreso Nacional, Rodolfo Friedmann (ANR-Colorado Añetete).

El intendente Gustavo Navarro, pariente del fiscal (con campera roja), al volante de un móvil. Lo acompaña el senador Rodolfo Friedmann.
El intendente Gustavo Navarro, pariente del fiscal (con campera roja), al volante de un móvil. Lo acompaña el senador Rodolfo Friedmann.

USABA VEHÍCULO COMO SI FUERA LEGAL

Durante una semana de seguimiento, el equipo de prensa pudo constatar que efectivamente el fiscal Ulises Giménez y su familia utilizan el vehículo irregular como si estuviera en regla.

Ante la consulta sobre el ori­gen de su vehículo, el fiscal confirmó tal sospecha. Asu­mió que compró al ver que era una oferta tentadora. Contó que realizó un primer pago de G. 10 millones para señar el trato, ya que el mismo rodado estaba en el interés de otra persona. Comentó que luego realizó otros pagos hasta completar G. 40 millones. Sin embargo, aseguró que la camioneta le fue entregada sin ningún comprobante de compra.

Pero allí no termina la cues­tión. Luego de haberse can­sado de usarla por un período de tres años, el fiscal Gimé­nez decidió poner a la venta la camioneta.

Desde del equipo de prensa del Grupo Nación se pusieron en contacto telefónico con el fis­cal para cerrar la adquisición de la misma, quedando para el día siguiente el encuentro, pero finalmente Giménez participó de un juicio oral y público, por lo que no se pudo concretar la reunión.

Se observa al fiscal Giménez en una fiesta con el intendente de Villarrica, Gustavo Navarro.
Se observa al fiscal Giménez en una fiesta con el intendente de Villarrica, Gustavo Navarro.

Tras la conversación, el equipo periodístico se tras­ladó hasta el domicilio del fiscal para apreciar la camio­neta, como así también veri­ficar la patente y la cédula verde presuntamente falsifi­cada. También se pudo cons­tatar que el hijo de Giménez utiliza un vehículo prove­niente de un hecho de intento de secuestro, ya que el fiscal es depositaro judicial del móvil hace más de 5 años.

Luego de conversar una vez más con el agente del Minis­terio Público, el mismo soli­citó hablar en privado con el periodista del Grupo Nación. Ante este pedido, la sospecha inmediata que surgió fue que el fiscal trataría de alguna manera de convercer de que no estaba metido en algo irre­gular.

Fue así que el fiscal declaró que estaba pasando por un mal año, agregando que tenía un proceso abierto en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), el cual estaba a días de tener una sentencia. Quiso justifi­car además que sus propios conciudadanos actúan con maldad.

CLONACIÓN DE DOCUMENTOS

Según datos del Registro del Automotor, la chapa y cédula verde del rodado pertenecen a la empresa Francisco Vierci y Cía. El Lic. José Eduardo Berton, gerente administrativo de la firma, confirmó al grupo periodístico que la camioneta adquirida por la empresa cuenta con varias diferencias físicas en comparación al vehículo que se encuentra en poder del fiscal de Villarrica; es decir, se refuerza la presunción de la clonación de documentos.

Toda esta situación lleva a muchas dudas y preguntas, principal­mente, sobre “roscas” que articulan mecanismos para propiciar esta clase de hechos. ¿Quiénes, instalados en el poder, permiten que ocurra tan campante e impunemente todo esto?