Directivos de la are­nera Villa Elisa denunciaron a la diputada Kattya Gonzá­lez, del Partido Encuentro Nacional, por haber incu­rrido supuestamente en un tráfico de influencias porque alegan que habría recurrido a sus contactos para hacer clau­surar la citada empresa, pese a que esta cuenta con todas las licencias y permisos para operar.

Rauand Rauf Latif, propie­tario, y su Abg. Diego Fabián Miltos visitaron la redac­ción para hacer la denuncia en cuestión. Según refirieron, desde que la parlamentaria asumió su cargo, se inicia­ron todos los procesos para clausurar la empresa a pesar de que cuentan con todas las habilitaciones para ope­rar libremente. Aseguraron tener documentos y audio­visuales en los que la denun­ciada habría incurrido en el mencionado delito.

Rauand Rauf Latif y el Abg. Diego Fabián Miltos, de la arenera Villa Elisa, visitaron la redacción para denunciar a Kattya González.

Los motivos serían neta­mente particulares, según afirma, ya que a metros de la arenera ubicada sobre la calle Paso Medín, en Villa Elisa, la diputada y su familia cuen­tan con varias propiedades y su idea sería presentar un proyecto para crear una cos­tanera en la zona donde está ubicada la firma, pero el pro­yecto ni siquiera fue presen­tado, cuestionan.

¿CÓMO OCURRIERON LOS HECHOS?

De acuerdo con el relato del señor Rauand Rauf Latif, todo el problema se originó des­pués de la proclamación de González como diputada, el 31 de mayo del 2018. El 11 de julio de ese mismo año, a pedido de ella, la Cámara de Diputados solicitó informes del estado general de la empresa, pero en aquel entonces todos los documentos estaban en regla.

Llamativamente, luego de ese pedido, la Seam suspendió e inhabilitó la licencia ambien­tal de la arenera. Según contó, es allí donde se habría incu­rrido en tráfico de influen­cias, ya que a través de una carta abierta publicada en su red social, González admi­tió que fueron ellos quienes lograron la clausura de la empresa.

“Luego de mucha lucha, con­seguimos que autoridades municipales y el ex secretario de la Seam inhabiliten este macabro emprendimiento”, escribió la denunciada en ese entonces.

El 22 de agosto, a través de una resolución, la municipa­lidad local suspendió todas las actividades realizadas por la mencionada empresa por carecer de licencia ambien­tal de la Seam.

En estos meses, el Ministe­rio del Ambiente y Desarro­llo Sostenible (Mades), ex Seam, ya otorgó la corres­pondiente habilitación luego de haber hecho todas las ins­pecciones correspondientes y constatar que el lugar está apto para seguir operando. Pero la Municipalidad de Villa Elisa continúa con la medida a pesar de que la sus­pensión fue a consecuencia de las medidas que en aquel entonces tomó la Seam.

CONSECUENCIAS

Mikhail Vladimirovic Vikha­rev era el anterior propietario de la arenera, pero a raíz de la clausura y las pérdidas econó­micas que representó todo eso se vio obligado a vender la are­nera y a despedir a más de cin­cuenta funcionarios. El nuevo propietario, Rauand Rauf Latif, inició todos los trámi­tes para su habilitación, ya que a pesar de los despidos, toda­vía están en el lugar muchos funcionarios y necesitan de la habilitación para poder man­tenerlos en el lugar.

En contacto con La Nación, el intendente de Villa Elisa, Ricardo Estigarribia, dijo que el propietario apeló la resolu­ción de clausura emitida por la municipalidad y mientras el juzgado no lo resuelva, no habilitarán el lugar. Sin embargo, los trámites para la habilitación fueron inicia­dos por nuevos directivos que nada tienen que ver con los procesos iniciados por el anti­guo dueño de la arenera.

Dejanos tu comentario