El senador Enrique Salyn Buzarquis aseguró que desde que llegó al poder nunca intermedió para que algún pariente o allegado político ingrese a la función pública. Sin embargo, los documentos y las fotografías contradicen su versión.

Partiendo de las declaracio­nes que realizó ayer jueves el senador Enrique Salyn Buzarquis, se deja entrever un claro intento de desmar­carse y hacer la vista gorda de una clara situación que se observa en primerísimo plano.

Ramón Concepción Aveiro Sánchez, funcionario de la Cámara Baja.
Ramón Concepción Aveiro Sánchez, funcionario de la Cámara Baja.

Entre la imagen de los geme­los, los legisladores Enrique Salyn y Enrique Antonio Buzarquis, se levantó un telón esta semana que enseñó y sacó a la luz numerosos casos de familiares directos y de alle­gados, seguidores y hasta ope­radores políticos que se nutren del dinero de todos los contri­buyentes del fisco.

No obstante, guiándonos al menos por lo manifestado ayer por el senador Salyn Buzar­quis, se distingue una bús­queda de minimizar la gra­vedad del asunto, siendo que los números de las planillas de diferentes instituciones públi­cas y fotos para nada monta­das tienen voz propia.

Nadia Beatriz Medina López, funcionaria de la Cámara de Diputados, beneficiada con un aumentazo.
Nadia Beatriz Medina López, funcionaria de la Cámara de Diputados, beneficiada con un aumentazo.

Números más que claros y con­tundentes que hoy son de visi­bilidad pública gracias a la Ley de Transparencia, además de fotografías que abundan en redes sociales en las que los Buzarquis posan con sus cer­canos en reiteradas ocasiones, en momentos de distensión o de reuniones proselitistas, quienes hoy ocupan privilegia­das posiciones y campos en los que los gemelos tienen un alto poder de manejo y decisión.

No solo las cifras monetarias que se gestionan a favor de estas personas representan un factor denotativo concluyente, sino también los años en que los recomendados ingresaron a los diferentes estamentos del Estado, situación que se da en la mayor parte de los favoreci­dos y contradice lo expresado por los hermanos Buzarquis Cáceres.

Dos casos que sobresalen entre los “fanáticos” del Clan Buzarquis son los de Rodney Zorrilla Ortiz y Nadia Beatriz Medina López, ambos funcio­narios de la Cámara Baja.

Zorrilla logró incrementar su salario de G. 5.700.000 a G. 13.529.000, gracias a la influencia de Antonio Buzar­quis, quien en su momento fue aliado del actual presidente de la cámara, Miguel Cuevas.

Rodney Zorrilla Ortiz, funcionario de la Cámara de Diputados.
Rodney Zorrilla Ortiz, funcionario de la Cámara de Diputados.

Nadia Medina, por su parte, consiguió también bajo la pre­sidencia de Cuevas, en la direc­ción de Gestión de Procesos, llegar a un salario de casi G. 18 millones. Siendo química de profesión está en una entidad donde se legisla, la mujer es una de las funcionarias favo­ritas de los Buzarquis.

En cuanto a los familiares, los hermanos de los geme­los, Víctor y Jamyl Buzar­quis, consiguieron conside­rables aumentos salariales y el traslado desde la Cámara de Diputados, donde son fun­cionarios nombrados, hasta la Gobernación de Caaguazú, departamento del cual son oriundos y donde pueden estar cerca de sus familias, demostrando el buen relacio­namiento con la administra­ción de turno que les habilitó la mudanza.

En declaraciones realizadas ante medios de prensa, el sena­dor Enrique Salyn aseguró ayer que no es cierto que él haya introducido a la función pública u obrado de alguna manera para el efecto a favor de sus allegados, compañeros políticos y familiares.

Afirmó que es fácil generali­zar y consideró que se debería analizar caso por caso. “Hay parientes míos que ingresa­ron hace tiempo al Estado, que no tienen nada que ver y otros que entraron hace 10 años”, refirió.

Rechazó además que se pueda establecer algún tipo de paralelismo entre su caso con los de otros legisladores que constan­temente son cuestionados por tener a tantos familia­res y operadores políticos en cargos públicos con jugo­sos sueldos.

Reiteró que desde que se des­empeña como senador nacio­nal nunca intermedió en nin­guna ocasión para lograr que alguna persona consiga un puesto en la Cámara Alta. “Pueden revisar, tienen la lista”, agregó. Sin embargo, cuando fue diputado y mien­tras fue ministro mantuvo a varios leales colgados de sala­rios del Estado.

Seguidamente, se abstuvo de responder a las preguntas puntuales que realizaban los periodistas y se limitó a repe­tir que se debe analizar “caso por caso”.

Por último, afirmó que si sus familiares que se encuentran en el Estado no cumplen con sus respectivas funciones, deben ser sumariados y expul­sados. “Yo no soy responsable por nadie”, concluyó inten­tando simplemente zafar del cuestionamiento.

EL AMIGO, CON OTRO SUELDAZO

Rodi Martínez Duarte, administrativo del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), uno de los fieles seguidores políticos de los her­manos Buzarquis, consiguió otro envidiable cargo en marzo de este año en el Ministerio de Desarrollo Social (MDS).

Además de su sueldo de G. 3 millones mensuales en el MEC, ahora cobra al Estado la suma de G. 7,4 millones en el MDS. Posee el puesto de “asesor de la autoridad máxima”, según la nómina de funcionarios.

Se rehúsan a informar cómo ingresó esposa del senador

Fiorella Forestieri, esposa del senador Salyn Buzarquis.
Fiorella Forestieri, esposa del senador Salyn Buzarquis.

En el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) solo se limitan a responder que Fio­rella Forestieri ingresó a la ins­titución sin concurso de méri­tos a pedido del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).

En la nucleación política hacen caso omiso a la consulta y se desentienden de explicar la razón por la cual recomen­daron a la esposa del senador Salyn Buzarquis para el cargo de coordinadora general de la Unidad de Género de la Justi­cia Electoral.

Los ministros del TSJE se prestan para mantener en secreto los antecedentes del nombramiento y el vocero de la institución nos pidió que le realicemos la consulta a un funcionario de nombre Primio Arce. “Él es el representante del PLRA en la Justicia Elec­toral, va a explicar el tema”, fue la indicación que brindaron en la unidad de prensa de la ins­titución.

Sin embargo, Primio Arce no respondió las llamadas ni los mensajes que le enviamos.

El presidente del PLRA, Efraín Alegre, también se llamó a un severo silencio cuando le lla­mamos y enviamos mensajes preguntando sobre el pedido de incorporación que realizó su partido, según nos confir­maron en el TSJE.

La mujer evidentemente es una privilegiada. Tiene un ingreso de unos G. 15 millones al mes y accedió a un cargo de jerarquía gracias a la recomendación del Partido Liberal, organismo en el cual integra el Directorio su influyente esposo, el senador Salyn Buzarquis.

Cabe recordar que además de la esposa del senador, otras señoras Buzarquis están muy bien ubicadas en la función pública. Griselda María Mai­dana Sosa, esposa de Víctor Abdel (funcionario comisio­nado de Diputados), percibe unos G. 20 millones al mes entre sus ingresos en el Minis­terio de la Defensa Pública y su rubro de “profesora asistente” en la Universidad Nacional de Caaguazú.

Así también, Fátima Rafaela Lird, segunda pareja oficial del diputado Enrique Antonio Buzarquis, ingresó a la Con­traloría de la República el año pasado y meses después consi­guió un cargo en el Consejo de Administración del Instituto de Previsión Social con sueldo de G. 12 millones.

FOTÓGRAFO “DE ORO” DEL CLAN

Nestor Wilson Robledo, fotógrafo de profesión, amigo del Clan Buzarquis, sin título universitario, quien aparece como “estudiante” en planilla, se con­virtió en director el año pasado gra­cias a la alianza coyuntural entre Cue­vas y los citados liberales.

Robledo, con un sueldo de G. 10.329.000, fue asignado como “director de Asistencia y Control de Seguro”, donde acompaña muy de cerca, según él mismo lo publica en sus redes sociales, al diputado Anto­nio Buzarquis. Estuvo trabajando con el senador Enrique Salyn cuando fue ministro de Obras Públicas en el gobierno de Federico Franco, en el 2013.

Al parecer es un director muy humilde, desde su alto cargo no escatima esfuerzos cuando se trata de servir al jefe, a quien le sostiene hasta la sombrilla para protegerlo de la lluvia, según pos­teó en su cuenta de Facebook.

SEPA MÁS

NO QUIERE QUEDAR PEGADO

René Ávalos Aldama aclaró que no pertenece al Clan Buzarquis, sino al equipo político del actual gobernador de Caaguazú, Alejo Ríos. Se lo ve en fotografías con Efraín Alegre, pero dice ser de otro grupo. “No quiero quedar pegado a los Buzarquis porque tienen muy mala reputación”, señaló.