El director de Yacyretá, Nicanor Duarte Fru­tos, rescindió el con­trato con Smar SRL, empresa que se estrenó como provee­dora de servicios este año en la binacional y que tiene como accionista a Derlis Isidro Segovia Olmedo, un humilde fletero que ni se imaginaba el dinero que liberó la actual administración.

Duarte Frutos no da la cara y mediante su jefe financiero Arnaldo Fernández respon­dió que no sabían que el dueño de la contratista es el modesto joven iteño, quien en realidad se dedica a llevar mercaderías desde el Abasto.

Fernández señaló que cono­cían “solo a la representante legal, ella está a disposición como empresa”. A través de un comunicado firmado por los jefes administrativo y financiero de la binacional, explicaron que la representa­ción legal de la firma corres­ponde a Bethshalem Monte­ggia Bogado, contadora de Smar SRL.

Este es el mayor patrimonio con el que cuenta el contratista que maneja millonarios recursos de Yacyretá. Su elemento de trabajo.
Este es el mayor patrimonio con el que cuenta el contratista que maneja millonarios recursos de Yacyretá. Su elemento de trabajo.

El comunicado también refiere que Smar está catas­trada en Yacyretá desde el 13 de enero del 2012. Sin embargo, omitieron infor­mar que recién con la admi­nistración de Duarte Frutos esta firma comenzó a ganar licitación de servicios en la binacional.

Smar se encarga del pago de sueldos a funcionarios contra­tados de forma tercerizada en Yacyretá. Nadie sabe respon­der quién realiza la selección, la nómina para los desembol­sos de salarios ni las condicio­nes en las que se incorporaron estas personas que aproxima­damente son 70.

LAVADA DE MANOS

En una suerte de tirar el fardo a subalternos, principalmente al ex jefe financiero Luis Fre­tes Escario, voceros de la bina­cional señalaron que Duarte Frutos “es el último eslabón” en la firma de los documentos y que el mandamás no puede andar revisando uno por uno lo que firma.

Sin embargo, es innega­ble que fue Duarte Frutos quien firmó las órdenes de compra a favor de la firma del humilde fletero. Dicho por el jefe financiero actual, unos G. 1.500 millones aproximada­mente se liberaron para Smar entre enero y mayo del 2019.

“El director refrenda todas las órdenes de compra de la entidad binacional, inde­pendientemente del bien o servicio que nosotros con­tratamos. El procedimiento normal es que el área soli­citante inicie el pedido, eso pasa por el departamento financiero por eso, proba­blemente tiene la firma de Luis Fretes y por último el director refrenda esa orden de compra como represen­tante legal. El director ya no ve todo el expediente ni ana­liza cada carpeta que firma, para eso estamos nosotros que debemos hacerle esos fil­tros”, alegó Fernández.

Duarte Frutos suspendió contrato al conocerse el caso.
Duarte Frutos suspendió contrato al conocerse el caso.

Fernández no quiso dar muchos detalles sobre las órdenes de compra firmadas a favor de Smar, tampoco acce­dió a proveer copias argumen­tando que se abrió una investi­gación y los documentos serán facilitados una vez que culmi­nen las averiguaciones.

¿Duarte Frutos firmaba órdenes de compra a ciegas? ¿Fue negligencia? Quisimos saber cómo es que el director de Yacyretá no conocía a su contratista, pero sus voceros respondieron: “Te va a decir lo mismo que el jefe finan­ciero”.

¿Quién activó la contrata­ción de Smar SRL, firma que nunca antes operó con Yacyretá? ¿Quién gestio­naba los pagos? ¿Adónde fue a parar el dinero de Yacyretá, a qué cuenta corriente realizó la trans­ferencia la administración de Duarte Frutos, quién manejaba el dinero? Según expresó el jefe financiero, están “investigando”.

Lo llamativo es que no abrie­ron ningún sumario. Fer­nández dijo que primero van a averiguar para ver si amerita sumario y hasta una interven­ción fiscal.

DERLIS QUIERE “SALIR DEL GRUPO”

El modesto joven cuando volvía de hacer pastar a sus animales para recibirnos en casa de su suegro.
El modesto joven cuando volvía de hacer pastar a sus animales para recibirnos en casa de su suegro.

Indefenso y ante el escándalo que se generó cuando saltó su nombre nada menos que como proveedor de Yacy­retá, Derlis Segovia se comunicó nuevamente con nuestra redacción para manifestar su deseo de “salir del grupo”.

El joven, quien nos recibió y conversó con nosotros en la casita de su suegro donde reside, aseguró no estar enterado de ninguna transacción y que ingresó a Smar mediante su difunto tío Pedro Olmedo González.

“Vi que ya salió nuestro caso en el diario, quiero pregun­tarte… viste que yo no sé nada pues; a partir de esto, qué pasos ha de haber y eso quería consultar. ¿Qué puedo hacer para desvincularme y salir del grupo?”, preguntó vía telefónica Derlis.

Comentó que recibe insistentes llamadas de la contadora Monteggia, quien representa a la empresa; sin embargo, añadió que hace “un mes y medio le firmé su renuncia”, es decir que en los papeles Derlis dio de baja a la profesional que realizaba los trámites con Yacyretá.