Una rara proveedora de servicios terceri­zados contrató este año el director de la entidad Binacional Yacyretá, Nica­nor Duarte Frutos. Se libe­raron millonarias órdenes de compras que oscilan unos G. 1.000 millones entre enero y mayo del 2019 a favor de la firma Smar SRL, en la que figura como accionista Der­lis Isidro Segovia Olmedo, un humilde fletero de 29 años de la ciudad de Itá, que ni idea tiene de los alcances de la contraprestación.

El joven dijo no haber reci­bido nunca un solo guaraní. Sin embargo, la firma que figura a su nombre admi­nistra millonarios recursos de Yacyretá para el servi­cio de “pago tercerizado de personal”.

Derlis Isidro Segovia, “accionista” de Smar SRL, durante la entrevista en el lugar donde vive.
Derlis Isidro Segovia, “accionista” de Smar SRL, durante la entrevista en el lugar donde vive.

Derlis figura como uno de los principales accionis­tas de esta sociedad. Otro accionista es su tío Julio César Olmedo, también de condición humilde que se dedica al oficio de refrigera­ción. El joven es el que tiene el uso de la firma social, pero mediante un poder le entregó las autorizaciones a “una licenciada”, quien adminis­tra la empresa con las atri­buciones que le otorgó.

El joven que funge de empre­sario en los papeles nos con­firmó que se recibió de inge­niero agrónomo, pero que nunca pudo conseguir tra­bajo en el rubro, por lo que se dedica a llevar mercaderías del Mercado de Abasto para parientes que tienen des­pensa en su zona. Derlis dice estar desempleado, mientras tanto, a través de su empresa paga salario mensualmente a alrededor de 70 funcionarios que ingresaron en carácter tercerizado a Yacyretá.

Nicanor Duarte Frutos, director de Yacyretá.
Nicanor Duarte Frutos, director de Yacyretá.

Smar se encarga del pago de sueldos a funcionarios con­tratados de forma terce­rizada en Yacyretá. Nadie sabe responder quién realiza la selección, la nómina para los desembolsos de salarios ni las condiciones en las que se incorporaron estas per­sonas que son aproximada­mente 70.

Derlis sostuvo que se convir­tió en dueño de Smar SRL, gracias a que su difunto tío Pedro Olmedo González le cedió las acciones de la firma. En los registros de socieda­des aparece que sus acciones fueron adquiridas de José Feliciano Duarte Palacios.

El fallecido Pedro Olmedo era un funcionario público que manejaba empresas que participaban en licitaciones del Estado. “Mi tío Pedro, que falleció, era el socio. Él tenía otro trabajo pues y ahí me dijo que nos iba a dar el poder de él. Dijo que “eso nos va a con­venir alguna vez, así me dijo”.

“Yo siempre creía lo que me decía mi tío. Que era una pequeña empresa que de capital tenía G. 40 millones. A mí me había dicho que era para trabajar con el Estado para proveer sillas y demás cosas, pero nunca me dijeron hasta ahora que va a haber licitación en tal parte ni nada. No sabía que se fueron con Yacyretá, que tienen con­trato ni nada de eso”, mani­festó Derlis.

Remarcó su condición de vida humilde y agregó que “nunca me supuse que iba a estar así con estas perso­nas que están trabajando o haciendo contrataciones con una multinacional”.

GUARDAN SILENCIO

El jefe financiero de Yacy­retá, Arnaldo Fernández, se desentendió de responder sobre la modalidad de con­tratación; así también, sobre las órdenes de compras fir­madas por Duarte Frutos a favor de la firma del modesto chofer.

Fernández dijo que iba a pro­veer la información reque­rida, pero luego ya no res­pondió nuestras llamadas ni mensajes. Voceros ensaya­ron una respuesta diciendo que Smar es una empresa que ya trabajó con la admi­nistración anterior y “que de cuando en cuando se renue­van las órdenes de compras”.

SOLO POR ESCRIBANÍA

El joven accionista dijo no saber la dirección de su empresa. Refirió que solo se manejan vía escribanía, oficina donde Derlis se iba a firmar documentos cuando le cedieron las acciones así como otros trámites.

Consultado en qué escribanía se iba a firmar los documen­tos, el joven respondió: “En la escribanía de Asunción, uno que está cerca del PLRA”.

Recordó que una de las veces que fue a la escribanía fue para firmarle su renuncia al secretario de la empresa, de nombre “Juan”, quien dejó el trabajo para ingresar a la fun­ción pública.

En el portal de Contratacio­nes Públicas figura un largo historial de adjudicaciones de todo tipo a Smar SRL, aun­que en cifras menores con relación a los contratos que se ganaron en la administra­ción de Duarte Frutos. En una segunda conversación, Derlis nos dijo que realizó algunas consultas a la contadora de su empresa y a raíz de ello el joven manifestó que no hay precedentes de contratación de su firma en Yacyretá.

En licitaciones anteriores aparece como representante Juan Andrés Martínez Jara, por cierto, con diferentes direcciones en cada contrato firmado. Llegó a consignar domicilio en Capiatá, Lam­baré, Asunción, etc.