El intendente de Ciu­dad del Este, Miguel Prieto, desafió a los ocho concejales opositores de la Junta Municipal a que lo denuncien por supuesto mal desempeño de funcio­nes, tras despedir a planille­ros de la institución. Indicó que la ciudadanía lo eligió para sanear las arcas municipales, luchar contra la corrupción y que no va a retroceder en la lucha “cueste lo que cueste”.

“Si la Junta Municipal quiere pedir intervención o denun­ciarnos por hacer lo correcto, pues que lo hagan, yo les desa­fío a que pidan la intervención cuando quieran”, expresó ayer en conferencia de prensa. No obstante, advirtió que “no vamos a retroceder ante absolutamente nadie, a pre­siones políticas o de cualquier índole”, apuntó.

Prieto cuestionó que la situa­ción actual se da porque las bancadas de algunos miem­bros de la Junta están dolidos porque están perdiendo ope­radores políticos. “Están un poco decepcionados porque están perdiendo planilleros y operadores políticos que le hacen tanto daño a la institu­ción municipal”, agregó.

Por otra parte, aseguró que junto a Asesoría Jurí­dica están trabajando para denunciar las irregulari­dades cometidas por admi­nistraciones anteriores. “No vamos a apañar ningún hecho de corrupción y no nos vamos a hacer responsables por las equivocaciones de gobiernos anteriores”, refi­rió. En cuanto al resultado del corte administrativo, desmintió a la ex intendenta interina Perla Rodríguez de Cabral, quien había ase­gurado que dejó G. 59.000 millones en caja.