En noviembre del 2018 se publicaron dos licitaciones con una inversión multimillonaria a cargo de la Municipalidad de Asunción. Ambas fueron adjudicadas recién cinco meses después; es decir, en abril del 2019. Estas licita­ciones tienen previsto cubrir un área altamente sensible actualmente para la ciuda­danía asuncena como son las obras viales. Pasó un mes de la adjudicación del contrato y las obras siguen sin iniciarse.

Según la licitación con ID 351204, los trabajos están divididos en dos lotes por valor de G. 32.203 millones. El objetivo con este pro­yecto es mantener, reparar y reconstruir avenidas muy importantes de la capital, como por ejemplo la avenida Venezuela, República Argen­tina, Brasil, entre otros.

Mario Ferreiro, intendente de Asunción
Mario Ferreiro, intendente de Asunción

En la otra licitación, ID 353868, se proyecta la cons­trucción de muros, baran­das y gaviones (una especie de caja metálica) para arro­yos de Asunción. Para esta obra se prevé una inversión de G. 1.000 millones. Este trabajo también es conside­rado esencial, teniendo en cuenta la importancia de contar con la seguridad de los cauces hídricos.

La licitación de las obras viales fue adjudicada a dos empresas; Chávez Construc­ciones SAI, por valor de G. 14.954 millones, y Construc­ciones y Viviendas Paraguayas SA, que presentó oferta por G. 17.248 millones. A su vez, el llamado para la cons­trucción de muro para los arroyos fue adjudicado a las empresas Prefabricados NH SA, por G. 556 millones, y Sociedad Constructora Chaco, por una suma de G. 443 millones.

PROCESO LENTO

Si bien las licitaciones se hicie­ron públicas ya en noviembre del 2018, recién entre marzo y abril de este año fueron adju­dicadas. Debido a la burocra­cia, ninguna de las obras pudo iniciarse. Desde la Municipa­lidad de Asunción aseguran que la idea es arrancar cuanto antes, pero que se busca cum­plir con todos los requisitos.

En ese sentido, la ingeniera Mirta Acha, directora gene­ral de Obras de la munici­palidad asuncena, dijo a La Nación que están poniendo “todo el empeño posible, pero que el proceso administrativo se hace lento porque se busca cumplir al pie de la letra lo que pide Contrata­ciones Públicas en este tipo de licitaciones”.

Consultada sobre si la Muni­cipalidad no tiene alguna herramienta para hacer que este tipo de licitaciones se haga de manera más rápida, dijo que se está trabajando en eso, pero que, por lo complejo de estos casos, se necesita de la participación de otras ins­tituciones, como por ejem­plo, la Essap, en este caso.

“Una vez que se paga el anticipo, se expide la orden de inicio y se les da 10 días hábiles para movilización. En este punto también aguardamos que la Essap entregue a las contratistas los tubos y conexiones que deben instalar en el proceso de cambio de cañerías con­forme al propio proyecto de la Essap. Esto es para evi­tar futuros problemas de daños por rotura de tuberías”, indicó la funcionaria.

Según Acha, en 20 a 30 días más se estarían iniciando los trabajos. Según el crono­grama estimado por la direc­tora de Obras, licitar e iniciar un proyecto de construcción vial en la municipalidad, en su mayoría de urgente nece­sidad, lleva aproximada­mente 8 meses.

­­­RECURSOS HAY, FALTA GESTIÓN

Según la explicación que dan desde la propia municipalidad, el problema para la finalización de los procesos licitatorios tiene que ver con la burocracia administrativa. No es problema de falta de fondos. Esto demuestra aún más la crítica situación en cuanto a la gestión de estos procesos que tiene la administración Ferreiro.

De hecho, las constantes denuncias que hacen concejales munici­pales es la baja ejecución del presupuesto municipal, sobre todo en lo que tiene que ver con obras viales y de infraestructura. En ese sentido, la administración de Ferreiro hizo 74 adjudicaciones en este año, de las cuales 3 destinó a obras viales. Es decir, apenas el 4% de todas las adjudicaciones.

Uno de los contratos adjudicados después de cinco meses de llamado.
Uno de los contratos adjudicados después de cinco meses de llamado.

SEPA MÁS

Bloque C del Abasto, sin terminarse

La reconstrucción del Bloque C del Mercado de Abasto de Asun­ción continúa a pleno, a pesar de que se tuvo que haber termi­nado ya en marzo de este año, tal como se había anunciado en el momento de la “palada inicial” de la obra. Esta parte del edificio del centro comercial asunceno quedó totalmente destruido en octubre del 2017, tras un incendio.

Aquel siniestro, que no tuvo consecuencias en vidas humanas ni heridos, dejó sin local a unos 300 trabajadores del Abasto. Des­pués de cinco largos meses para los trabajadores del Abasto, en mayo del 2018, la Municipalidad de Asunción pudo termi­nar la adjudicación de la obra y se empezó a trabajar en el lugar. La empresa que se alzó con la licitación fue Engineering SA, que ofertó unos G. 13.000 millones para hacer este nuevo bloque.

El 27 de mayo del 2018, durante la palada inicial de esta obra, el intendente asunceno Mario Ferreiro dijo que los trabajos no demandarían más de diez meses. Sin embargo, este mes se cum­ple un año de que las obras se iniciaron y no hay visos de que el proyecto se termine a corto plazo.

Actualmente, en la zona los obreros siguen trabajando en la parte baja de lo que será el nuevo bloque, mientras que los loca­tarios siguen ofreciendo sus productos en los puestos precarios ubicados en los alrededores de lo que será este nuevo edificio.