Enzo Miguel Cuevas Florentín, a quien su padre, el presidente de Diputados, Miguel Cuevas, nombró asesor ad honorem de la Cámara Baja, no registra antecedentes laborales oficiales, pero es dueño de modernos establecimientos ganaderos. Se confirma la sospecha de que los inmuebles que el legislador hizo desaparecer de la última declaración jurada de bienes presentada a Contraloría ahora figuran a nombre del hijo.

El voluntarioso joven asesor de Diputados aparece como dueño de cinco propiedades en el distrito de Sapucai y otra en Valenzuela, departamento de Cordillera. Unas 42 hectáreas utilizadas como granjas están inscriptas a nombre de Enzo.

Hasta su lujosa residencia de 2.500 m2, valuada en unos G. 1.000 millones, transfirió el diputado a su hijo Enzo a modo de maquillar evidencias de la fortuna que amasó. Todas estas propiedades figuraban a nombre de Cuevas al asumir como gobernador de Paraguarí.

Mientras tanto, a nombre del diputado figuran otras tres propiedades que totalizan 135 hectáreas y están ubicadas en el límite entre Sapucai y Escobar, según los Registros Públicos y Catastro. La superficie es utilizada como un campo ganadero y es mantenida en óptimas condiciones con modernas infraestructuras (galpones, corral, importante residencia familiar, casa para peones, etc).

Cabe recordar que el diputado había declarado a Contraloría inmuebles por valor de G. 2.800 millones en el 2014. En su mayoría (según consignó) los adquirió entre el 2005 y 2006, años en que el sueldo de Cuevas era de G. 4.600.000 como administrador del Puerto de Paranaguá.

El otro hijo de Cuevas, de nombre Raúl Adilson Cuevas Florentín, tampoco cuenta con antecedentes laborales, pero con sus 21 años de edad tiene registradas en Senacsa 201 cabezas de ganado de pura raza. Su padre, a su vez, figura como dueño de 740 cabezas. El lote vacuno, entre padre e hijo, está valuado en unos G. 4.000 millones.

También inventó deuda a cobrar por G. 4.500 millones

No existe ningún pagaré firmado ni otro documento que respalde la deuda a cobrar de G. 4.460 a Silvio Riveros, que Miguel Cuevas consignó en su declaración jurada de bienes ante la Contraloría.

La Fiscalía ya confirmó que el gremialista de la producción Silvio Riveros negó haber contraído deuda con Miguel Cuevas. Sin embargo, el ex gobernador de Paraguarí y actual presidente de la Cámara de Diputados declaró en el 2014 que tenía una cuenta a cobrar a Riveros por G. 4.460 millones en un plazo de 60 meses.

Así como ocurrió con varios de sus inmuebles, la deuda a cobrar desapareció de su última declaración jurada de bienes, presentada el año pasado ante la Contraloría. La Fiscalía hasta ahora dilata la imputación por declaración falsa, pese a las evidencias.

El patrimonio que había declarado Cuevas en el 2014 era de G. 9.727 millones y más de la mitad estaba respaldado en la supuesta deuda a cobrar a Riveros.

Cabe remarcar que la mencionada fortuna del diputado apenas corresponde a los inmuebles que se conocen oficialmente. No incluyen las cuentas bancarias u otros movimientos de dinero de la familia, etc.

Enzo Miguel Cuevas y su hermano Raúl Adilson Cuevas.
Enzo Miguel Cuevas y su hermano Raúl Adilson Cuevas.
Parte del lote de ganado de la familia Cuevas en Sapucai.
Parte del lote de ganado de la familia Cuevas en Sapucai.
Otra propiedad de Cuevas en distrito de Sapucai.
Otra propiedad de Cuevas en distrito de Sapucai.