Por determinación del director general de Itaipú Binacional, lado brasileño, Gral. Joaquim Silva e Lima, se pondrá en marcha este semestre un plan de optimización de recursos a través de la concentración del proceso decisorio y de ejecución de los procesos empresariales de las diversas direcciones directamente desde el centro de comando en Foz de Yguazú.

El plan de migración de 150 empleados de las unidades organizacionales de la capital del estado, Curitiba, al centro de comando de la usina en Foz de Yguazú, será hecho entre julio de este año y enero del 2020. Solo se mantiene una oficina de representación en la ciudad de Curitiba, ejemplo de lo que ya ocurre en Brasilia, capital de Brasil.

La determinación implica que toda la directoría general brasileña fije residencia en Foz de Yguazú. Incluso, el Gral. Silva e Lima fue el primer director en residir en el municipio. Los jornales y pasajes aéreos (Curitiba- Foz de Yguazú) serán reducidos. Además, se redujo el alcance de algunos convenios y patrocinios, y se cancelaron otros que no se adhieren a la misión de Itaipú Brasil.

Silva e Lima ha reconstruido una ingeniería financiera interna enfocada en los principios de legalidad, impersonalidad, moralidad, publicidad y eficiencia, respetando el dinero que el consumidor brasileño paga por la energía eléctrica de Itaipú. Asimismo, afirma que el ahorro solo en el primer trimestre de este año fue de un millón de reales, es decir, unos US$ 245.000 y puede aumentar gradualmente. Toda esta información puede ser leída en la web de Itaipú lado brasileño.

GASTOS EN PARAGUAY

Por su parte, Itaipú Paraguay, margen derecha, bajo la dirección de José Alberto Alderete, solo en abril del 2019 destinó más de G. 1.400 millones, al menos US$ 236.000, en concepto de viáticos. Según el promedio, para fin de este año ascendería a US$ 2.800.000.

Los viajes a las oficinas tanto de Asunción, Ciudad del Este e Itaipulandia son los traslados más usuales. Básicamente se pagan viáticos a funcionarios por acudir a sus lugares de trabajo.