La organización no gubernamental Tedic (Tecnología y Comu­nidad), que desarrolla tecno­logía cívica y defiende dere­chos digitales, explicó que el sistema electrónico para las elecciones tienen sus venta­jas y vulnerabilidades. Este jueves 9 se conocerá la pos­tura de los senadores res­pecto al moderno sistema de elección, con vistas a la implementación del desblo­queo de listas sábana.

Desde Tedic, Maricarmen Sequera enfatizó que el voto es la base de la legitimación del sistema democrático. El secreto es el fundamento que garantiza el derecho a votar libremente, por tanto, no puede ser considerado un acto público. En cambio, la otra etapa del proceso electoral, el escrutinio de votos (recuento), debe ser público. Cualquier elector tiene el derecho a pre­senciarlo en silencio y a distan­cia prudencial.

Asimismo, explicaron que muchos entusiastas de la tecnología consideran que la implementación del voto electrónico podría reducir las posibilidades de fraude y manipulación electoral. El voto electrónico no es una tecnología que se pre­senta en una sola modali­dad. Mencionan que por lo menos se conocen tres modalidades básicas exis­tentes y estas son: la boleta única electrónica, la urna electrónica y el voto elec­trónico por internet.

MODALIDADES BÁSICAS

La boleta única electrónica es la combinación de los votos por medios electrónicos, los registros y los conteos por medios mixtos (contando también los medios tradi­cionales), a diferencia de la urna electrónica. Se uti­liza una pantalla táctil en un cuarto secreto para rea­lizar la votación, y luego se imprime una boleta con los datos del voto, que contiene un código de barras o un chip adherido, para depositarlos en una urna tradicional.

Con la ayuda de una máquina lectora y con la supervisión de los delegados y fiscales de mesa, las boletas son contadas a través del chip o el código de barras. Se considera que este sistema es de menor peligro en comparación con la urna electrónica y el voto electró­nico por internet, pero eso no significa que no presente pro­blema alguno.

En cuanto a los problemas, indicaron que los inconve­nientes durante la vota­ción tienen que ver con su dependencia a la conexión a fuentes de energía y exis­ten riesgos de que el alma­cenamiento de votos sea afectado.

LA URNA ELECTRÓNICA

Los votos realizados a tra­vés de este sistema permi­ten obtener un conteo de votos mucho más rápido y sistemático. Provee resul­tados inmediatos y por ende, agiliza el proceso. De igual manera, no se ha demostrado todavía ser 100% eficaz.

En cuanto a problemas, per­miten reconstruir el vínculo entre el usuario y su voto, por ende, también se pierde el aspecto secreto del voto. El software que se provee al Estado está bajo el control de las empresas, que también son responsables del mante­nimiento y funcionamiento de las mismas. Las mecáni­cas de este tipo de sistemas son conocidas por un redu­cido grupo de élite tecno­lógica. Por tanto, existe un riesgo de manipulación.