El viceministro de Admi­nistración y Finanzas del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, Carlino Velázquez, explicó que la Ley 5.841 que fomenta el uso del cemento en obras viales aún no se encuentra reglamen­tada. Es más, explicó que el Gobierno no tiene planificado utilizar el cemento hidráulico en obras viales.

Primeramente, indicó que esta propuesta no es viable porque aumentaría los cos­tos de las obras a ejecutarse. “Es una ley que favorece la fabricación del cemento, pero no se puede obligar por medio de una ley a producirlo, téc­nicamente no es viable. Ade­más, eleva los costos perma­nentemente de las obras con ese material”, explicó Veláz­quez.

No obstante, no explicó ni habló de la durabilidad de las obras de infraestructuras via­les que puedan llegar a concre­tarse con esa materia prima.

Aseguró que el asfalto es un material mucho más econó­mico, por lo tanto conviene seguir utilizando para las obras viales que se proyectan para este año. “Esta ley no tiene lógica económica”, dijo. Por eso, consideró que para la construcción de rutas siempre va a ser más barata la utiliza­ción de asfalto.

Por último, Velázquez men­cionó que cuando el Gobierno prepare una licitación –con la vigencia de esa ley–, estarían obligados a pagar un costo más alto por los trabajos y “subsi­diando de esa manera a los que producen el cemento de manera permanente”, agregó.

Actualmente se cuenta con unos cuantos tramos de rutas hechas con este material (cemento) como, por ejemplo, el de 14 kilómetros entre San Ignacio (Misiones) y Pilar (Ñeembucú).