El titular de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Arnaldo Giuzzio, afirmó ayer que no conoce los argumentos de por qué la Secretaría Nacional de Administración de Bienes Incautados y Comisados (Senabico) no provee los datos de alquiler de la mansión del supuesto narcotraficante Reinaldo Cabaña, alias Cucho.

El secretario de Estado manifestó que es cierto que no está estipulado en la Ley de Acceso a la Información Pública el contrato privado como tampoco está mencionado en algunas de las excepciones que tiene la norma. “La ley de información pública establece solamente aquellas que están previstas en la ley. Por ejemplo, en la Ley de Bancos está previsto el secreto bancario, esas son las únicas excepciones en la ley de acceso”, expresó a la radio 970 AM.

Agregó que no conoce los argumentos de la titular de Senabico, Karina Gómez, para no proveer datos de las personas que alquilan la residencia del recluido supuesto narcotraficante. “No ubico bien, estoy haciendo conjeturas. No conozco los fundamentos de la Senabico para no dar la información”, indicó.

Giuzzio manifestó que no descarta que podría ser un caso que se necesite “resguardar la identidad por seguridad”, según había señalado Gómez. El funcionario también recordó que en uno de los trabajos de la institución buscaron encargar a terceros una estancia que pertenecía a un narcotraficante porque el Estado no podía solventar el mantenimiento, sin embargo, fueron advertidos. “No encontrábamos alguien. Nos decían que nadie en su sano juicio va a querer alquilar la propiedad de un narco porque se expone a represalias inmediatamente”, apuntó. Reconoció, de esta manera, que en la ley no se estipula ocultar datos.

La vivienda ubicada en el departamento de Alto Paraná es una réplica de la Hacienda Nápoles, del extinto mafioso colombiano Pablo Escobar Gaviria. Luego de que la casaquinta haya sido allanada por las autoridades del Estado, la Senabico decidió alquilar a terceros que decidieron explotar como un punto turístico en el distrito de Juan Emilio O’Leary. El alquiler es por el valor de G. 7.500.000 mensuales, pero no se tienen los nombres de los que están a cargo.