En una caldeada sesión extraordinaria, la Junta Municipal de Ciudad del Este recibió ayer la nota remitida por la Cámara de Diputados por la que se destituye a Sandra McLeod de la intendencia. Luego se intentó elegir a su sustituto interino, pero debido al tenso ambiente que se vivía, tanto dentro como fuera de la sala de reuniones, se decidió postergar la sesión para hoy, en la que se tiene prevista, para las 8:00, una nueva extraordinaria en la que se proponen elegir al interino que administrará el municipio hasta el 5 de mayo, fecha de los próximos comicios.

Además, no se encontraban en la sala los 12 miembros de la Junta, sino solo 10 concejales se hicieron presentes, incluido Celso “Kelembu” Miranda, quien reclamó ejercer legítimamente el cargo de intendente interino. En tanto, el pedido de extraordinaria lo realizaron los propios concejales opositores al clan Zacarías: Teodoro Mercado, Herminio Corvalán, Miguel Prieto y María Portillo Verón, quienes al menos hasta ayer seguían estando en minoría en vista de la eventual elección de un opositor para ocupar el cargo dejado por McLeod.

Los opositores esperan recuperar hoy a la concejala Lilian González Aguinagalde (ANR), quien estuvo ausente por reposo debido a una intervención quirúrgica que tuvo recientemente.

La fugaz sesión extraordinaria de ayer solo duró el tiempo que se tomó para dar lectura y aceptar la nota remitida por Diputados. La reunión fue levantada bruscamente cuando se produjeron episodios de agravios. En tanto, el concejal “Kelembu” Miranda fue agredido cuando abandonaba la sede de la Junta por la puerta trasera en medio de una fuerte custodia.

En las afueras de la Junta se congregaron dos grupos de manifestantes, por un lado los funcionarios de la comuna que apoyan a la ex intendenta y por el otro los ciudadanos que apoyan a los cinco concejales, ambos separados por vallas y agentes antimotines. Este último grupo manifestó su rechazo a la posibilidad de que “Kelembu” sea electo para culminar el mandato de McLeod y afirma que se mantendrá en vigilia permanente hasta que la comuna sea administrada por gente de otro partido.