El ministro de la Secre­taría Nacional de Inteligencia (SNI), Esteban Aquino, manifestó que el mayor problema en la Triple Frontera es la eva­sión impositiva, generada por importaciones de productos provenientes por lo general de China y Estados Unidos.

Señaló que la táctica utili­zada por los importadores es la falsificación de facturas, disminuyendo el monto real entre el 30% y el 40% para abonar menos impuestos. Como alternativa, el secre­tario de Estado propone que se establezca un sistema en conjunto con los demás países para obtener informaciones precisas de la importación. Esa propuesta la planteó al subsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, Marshall Billingslea.

Explicó también que la situa­ción se genera al darse un comercio entre tres países con diferentes políticas tri­butarias y cambiarias, lo que hace que las importaciones sean facturadas a un precio equis y el importador al falsi­ficar aquí su factura para pre­sentar a las autoridades adua­neras de Paraguay lo reduce considerablemente.

“¿Esto para qué se hace?, por supuesto, para pagar menos impuestos sobre las mercaderías. Como las fac­turas están a un menor pre­cio, el importador al tener que pagar esa factura al pro­veedor a través del sistema financiero paraguayo, solo puede transferir el monto de esa factura subfactu­rada”, dijo Aquino durante una entrevista a la 970 AM.

Agregó que el mecanismo de solución ante estos casos es “un poco de voluntad polí­tica” de los países involucra­dos de manera que compar­tan con el Estado paraguayo la factura real de la transac­ción realizada en el país de origen.

“Lo que nosotros necesita­mos es un poco de voluntad política de los Estados Uni­dos y lo único que necesita­mos es que ellos puedan com­partir con nuestra aduana las facturas de las merca­derías de nuestras importa­ciones o de sus importacio­nes para nosotros desde allí. Esta gente de esa manera ya no podrá falsificar esa fac­tura y tendría que trabajar dentro de la legalidad y noso­tros aumentaríamos nues­tras recaudaciones, que serían altamente beneficio­sas para el país, es decir, una formalización de la economía a partir de compartir un poco nuestros datos”, manifestó.

Agregó que por lo general el remanente de las facturas subfacturadas lo tiene que realizar por otros medios de pago y a veces fuera de Para­guay. Normalmente, según afirma, es realizado a tra­vés del sistema financiero brasileño.

“Con esto se demuestra que en realidad más que lavado de dinero, lo que existe es un esquema de evasión imposi­tiva a través de la falsifica­ción de facturas. En reali­dad no se lava, en realidad se ensucia el dinero”, destacó.

Aquino asegura que exis­ten evidencias de grandes importaciones que fueron adquiridas a un precio equis, sin embargo al llegar al país fueron facturadas a casi el 50% menos del precio real. Todo este conflicto de eva­sión incluso crea otras teo­rías. “Ese remanente es el que crea toda esta teoría, este marco conflictivo. Queremos un poquitito de voluntad polí­tica por parte del gobierno de Estados Unidos para que sencillamente compartan con nosotros esas facturas de compras en tiempo real, online de ser posible y con ese ya vamos a estar sabiendo cuánto realmente se está eva­diendo y vamos a obligar a la gente a que pague lo que tiene que pagar en Aduanas, con eso vamos a aumentar las recau­daciones y poder hacer frente a nuestros compromisos”, finalizó.