El 11 de setiembre pasado, el presidente, Mario Abdo Benítez, nombró a Rocío Tatiana Kanonnikoff Núñez como coordinadora general del Despacho de la Primera Dama, dependencia sin presupuesto a cargo de su esposa Silvana López de Abdo. El 28 de setiembre, es decir 15 días después de su nombramiento, la mujer apareció en la planilla de Yacyretá con un salario de G. 29.674.406 millones, rubro reservado para altos funcionarios de la binacional.

La oficina reabierta como “órgano de asistencia” a la primera dama en apoyo al presidente de la República, cuyo funcionamiento anunciaron que iba a ser solventado con aporte de empresarios, rápidamente comenzó a colgarse del dinero público. El Presidente nombró a la colaboradora de su esposa y le consiguieron un millonario sueldo en tiempo récord en Yacyretá.

En la estructura salarial de Kanonnikoff, publicada en el portal de la entidad, se incluyen gastos de almuerzo, presentismo, antigüedad afín, título, subsidio por energía eléctrica, etc., que totalizan su ingreso mensual cercano a los G. 30 millones.

“Son pedidos especiales, ¡por qué no!”, aseveraron en Yacyretá ante la consulta de si la secretaria de la primera dama fue nombrada en la institución. Más tarde, luego de nuestras insistentes llamadas, en la binacional nos respondieron que Kanonnikoff fue nombrada y comisionada al instante para prestar servicios en el Despacho de la Primera Dama.

Kanonnikoff fue parte de la camada que acompañó a Abdo Benítez y a su esposa en el viaje al Vaticano, tour que desató críticas por la cantidad de gente que se prendió. En la planilla de viáticos, que la Presidencia se vio obligada a divulgar, la citada coordinadora figura con rango de director-asesor y llevó G. 14.284.854 en su misión detrás de la primera dama.

La mujer fue funcionaria de Diputados hasta setiembre último, donde percibía un sueldo de G. 6.800.000. Renunció ese mes para ubicarse como colaboradora de la primera dama, cargo que le sirvió de puente para ser nombrada en Yacyretá y así quintuplicar lo que venía ganando en la función pública.

 Rocío Tatiana Kanonnikoff Núñez
Rocío Tatiana Kanonnikoff Núñez