Para la Cámara Nacio­nal de Comercio y Servicios de Paraguay (CNCSP) un aspecto preocu­pante es que las instancias técnicas, como el Ministerio de Hacienda, sean partíci­pes secundarios de cuestio­nes que no afectansolamente a los productos que serán afectados por la creación o aumento de impuestos, sino al resto de los sectores pro­ductivos, pudiendo intensi­ficarse el contrabando.

La CNCSP sostiene que el Estado aún no dio señales claras de mejoramiento del gasto público, accediendo a conceder incrementos sala­riales a funcionarios públicos que ya perciben ingresos muy superiores respecto a los del resto de la población. Además del malgasto, la corrupción en el manejo de recursos públi­cos en varias municipalida­des y gobernaciones termina generando muy pocos incen­tivos para elpago de nuevos impuestos.

La necesidad de hacer frente a las numerosas e importan­tes demandas de incremento salarial lleva al Estado a bus­car aumentos en su recauda­ción. En las últimas semanas, diversos grupos de funcio­narios públicospresentaron sus demandas al Estado bus­cando fuentes suplementa­rias de ingresos.

En el Congreso existen algu­nas iniciativas para crear impuestos a productos específicos como la soja, el maíz y el arroz, entre otros. Otro grupo de congresistas impulsa el incremento impo­sitivo a otros productos, como porejemplo el tabaco, el alco­hol y las bebidas azucaradas.

La última vez que el Con­greso intervino en el fun­cionamiento de la economía mediante el establecimiento de tasas máximas a las tar­jetas de crédito tuvo un impacto negativo en detri­mento del consumo de los menos pudientes. En aque­lla oportunidad primaron criterios un tanto simplis­tas como populistas, que ter­minaron afectando a varias cadenas de producción de bienes y servicios, desincen­tivando inversiones y limi­tando el desempeño normal de la economía.

“No es el momento, se debe dialogar”

LUIS VILLASANTI - Presidente de la ARP
LUIS VILLASANTI - Presidente de la ARP

“Yo estoy convencido de que los impuestos deben ser consensuados, ya que todos los pagamos. Nadie puede imponer nada. No es el momento, se debe dialogar”, sostuvo el presidente de la Asocia­ción Rural del Paraguay (ARP), Luis Villasanti. Las declaraciones de Villasanti surgen ante el análisis que se dará la próxima semana en el Congreso Nacional a un paquete de impuestos para el sector de la soja, el tabaco, el alcohol y las bebidas azucaradas, específi­camente en la Cámara de Senadores.

Al respecto, Villasanti aclaró que está de acuerdo con aumentar los impuestos a las bebidas alcohólicas y azucaradas, al tabaco, pero no así a la soja. “No es el momento, se debe dialogar”, sostuvo el presidente de la ARP.