La presidenta de Petropar, Patricia Samudio, afirmó ayer de manera categórica que no hizo ninguna transferencia de fondos a bancos privados. Sin embargo, una nota interna de la institución en la que se autoriza la transferencia entre cuentas corrientes, de fecha 4 de setiembre pasado, lleva su visto bueno y su firma. Dijo que la venta a emblemas privados era una operación normal, pero informes internos muestran que un solo emblema, ligado al asesor estratégico “ad honorem” del presidente Mario Abdo, retiró en setiembre 7,5 millones de litros de combustibles vía contrato firmado por Samudio, solo para ese mes, en que se anunció la suba del precio del combustible.

  • POR JORGE TORRES ROMERO  

Visiblemente alterada y nerviosa, la presi­denta de Petropar, Patricia Samudio, intentó elu­dir las preguntas de los perio­distas en una conferencia de prensa que realizó junto con el cuestionado procurador general de laRepública, Ser­gio Coscia.

Samudio y Coscia anunciaron que formalizarán una denun­cia, sin precisar contra quié­nes, sobre un supuesto perjui­cio realizado a la institución por lafalta de pago de algu­nos clientes, una práctica habitual en unnegocio que mueve millones de dólares en sus diferentes operaciones. A cuentagotas fueron lanzando que el supuesto daño sería de unos G. 3.500 millones y que fue provocado por empresas que no pagaron sus deudas a la petrolera, desconociendo que todos tienen contratos y cláu­sulas previstas para el cobro en caso de incumplimiento.

Lo que más bien evidenció la convocatoria a la prensa fue un desesperado intento por desviar la atención de lo que sí revela un escandaloso manejo administrativo a cargo de Samudio en Petropar.

La titular del ente se pasó repitiendo que las denun­cias en su contra sobre dudo­sos manejos administrati­vos eran falsas, sin que haya mostrado o arrimado un solo documento respaldatorio que sustente su versión.

* Hasta el 3 de junio los emblemas, vía decreto, estaban obligados comprar de Petropar. Luego se liberó. Casualmente desde que asumió Patricia Samudio firmó un contrato con Monte Alegre SA para la venta de combustible solo para el mes de setiembre, coincidentemente, la empresa retira la mayor cantidad de combustible a sabiendas que el producto subiría el mes siguiente.

Transfirió millones de dólares a bancos privados

LA MENTIRA:

“Nunca hice ninguna transfe­rencia a ningún banco privado. Esas transferencias no las hice. Yo ni siquiera tenía autoriza­ción de firma para ese efecto”, dijo Patricia Samudio.

LA REALIDAD:

Contrariamente a lo decla­rado por la presidenta de Petropar, accedimos a una nota interna de la institu­ción de fecha 4 de setiem­bre del 2018, que va dirigida a la presidencia de Petropar de la Dirección Financiera, cuya referencia es “solicitud de autorización para realizar transferencias entre cuen­tas corrientes”.

En el docu­mento se lee además: “Por la presente, teniendo en cuenta los volúmenes actuales de dis­ponibilidades en dólares y una prudente política de coloca­ción de los recursos financie­ros de la institución, priori­zando la seguridad, se solicita la autorización correspon­diente para proceder a efec­tuar las transferencias men­cionadas...”.

Este documento lleva el visto bueno y la firma de Patricia Samudio, es decir, fue la presidenta de Petropar quien autorizó esa transferen­cia en abierta violación a la ley del presupuesto ejercicio 2018, que establece que los recur­sos de instituciones públicas deben ser depositados en el Banco Nacional de Fomento.

Esta es la nota interna de fecha 4 de setiembre de este año en la que se solicita la transferencia de fondos de Petropar a bancos privados y lleva la firma y el visto bueno de Patricia Samudio.
Esta es la nota interna de fecha 4 de setiembre de este año en la que se solicita la transferencia de fondos de Petropar a bancos privados y lleva la firma y el visto bueno de Patricia Samudio.

Jara: “No se prioriza el bolsillo de la gente”

Eddie Jara, ex presidente de Petropar.
Eddie Jara, ex presidente de Petropar.

Eddie Jara, ex titular de Petropar, criticó duramente la gestión de la nueva titular del ente, Patricia Samudio.

Dijo que desde que asumió al mando no tuvo en cuenta el beneficio de la gente y sin embargo, sí el de los empre­sarios. Jara expresó que el gobierno anterior en junio ya había liberado el mercado y que con esa medida las dis­tribuidoras no estaban obli­gadas a comprar de Petropar, ni Petropar estaba obligado a vender, según publicó el dia­rio HOY Digital.

Se mostró sorprendido por las últimas medidas y declara­ciones de la actual titular del ente, Patricia Samudio. “En vez de guardar el producto barato, decide entregarle a una competidora que encima tiene cercanía al Gobierno. La pregunta es ¿por qué se des­poja de ese stock? Perfecta­mente se podía retrasar el aumento del gasoil, por lo menos por un mes”, dijo Jara en contacto con la 970 AM. “Aquí no se tuvo en cuenta el beneficio de la gente. El bol­sillo de la gente no estuvo en primer lugar”, subrayó.

Por otra parte, explicó que Petropar tiene cuentas abier­tas en todos los bancos, para darle facilidad a las estacio­nes de servicios que operan en todo el país y que al dejar su mandato, dejó 18 millones de dólares el saldo de crédito de los operadores. “Acá hay una red sana y sería una lás­tima que la quieran lastimar”, indicó.

Mencionó que lo que busca­ría Samudio con todas las medidas adoptadas en los últimos días, es la venta de de la distribuidora Petropar con toda la red de estaciones. Además, sentenció diciendo que, inclusive los comprado­res ya estarían seleccionados y con un monto establecido.

En este cuadro se observa que los emblemas más favorecidos por la venta de combustible en setiembre, un mes antes de la suba, son los emblemas acreedores de la empresa del marido de Patricia Samudio.
En este cuadro se observa que los emblemas más favorecidos por la venta de combustible en setiembre, un mes antes de la suba, son los emblemas acreedores de la empresa del marido de Patricia Samudio.

SEPA MÁS

Los antecedentes del procurador

Sergio Coscia, procurador general de la República, no solo fue miembro del bufete de abogados del ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, sino también es abogado de los españo­les Guillermo Casado de Amezua Lasso y Álvaro Lasso Génova, representantes de la empresa Proibérica, quienes al igual que el ex ministro Rafael Filizzola, están acusados de estafar al Estado por haber causado un perjuicio de G. 50.000 millones.

La causa fue anulada por la Corte Suprema de Justicia luego de las innu­merables chicanas planteadas por la defensa, a favor de los acu­sados. Además, a mediados de este año fue beneficiado con el “criterio de oportunidad” en un proceso por el cual se lo acusó por haber usado facturas adulteradas para obtener la devolu­ción de créditos fiscales por unos G. 2.700 millones.

En el caso, la fiscal adjunta de Delitos Económicos Alba Cantero había explicado que Coscia admitió el hecho y que decidieron darle esa salida para recaudar los impuestos de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET). La solicitud del criterio de oportu­nidad fue del propio Coscia, quien devolvió G. 260 millones a las arcas de la SET.

Benefició a emblemas “amigos”

Este es el contrato por 30 días (solo setiembre) firmado por Patricia Samudio con Monte Alegre (firma de Conrado Hoeckle, asesor presidencial) en el que estipula la venta de 7,5 millones de litros de gasoil Tipo III a bajo precio, días antes de la suba.
Este es el contrato por 30 días (solo setiembre) firmado por Patricia Samudio con Monte Alegre (firma de Conrado Hoeckle, asesor presidencial) en el que estipula la venta de 7,5 millones de litros de gasoil Tipo III a bajo precio, días antes de la suba.

LA MENTIRA:

“Jamás vendimos nada a los emblemas privados, lo que hici­mos fue repetir una práctica que siempre se hizo”, declaró la presidenta de Petropar.

LA REALIDAD:

Hasta el 3 de junio estaba vigente un decreto presidencial que obligaba a los emblemas a comprar diésel Tipo III de Petropar. Después de esa fecha se liberó y los emblemas ya no estaban obligados a comprar de la petrolera.

Sin embargo, coin­cidentemente, Samudio deci­dió vender justo en el mes de setiembre, sabiendo que al mes siguiente subiría el precio del combustible, a tres emblemas una cantidad que no habían comprado en los otros meses y que también son los emble­mas a los cuales la empresa Tri­queta SA, propiedad de José Costa Perdomo, marido de Patricia Samudio, debe millo­nes de guaraníes por la compra y venta de combustibles.

Compró gas de un competidor local a mayor precio

Esta es la resolución que firma Patricia Samudio para la compra de gas licuado de Petróleo (GLP) vía excepción, alegando posible desabastecimiento.
Esta es la resolución que firma Patricia Samudio para la compra de gas licuado de Petróleo (GLP) vía excepción, alegando posible desabastecimiento.

LA MENTIRA:

“Fue una compra vía licitación que está disponible en el por­tal de Contrataciones Públicas. Compramos exactamente al mismo valor que un produc­tor. No hubo diferencia en el precio”.

LA REALIDAD:

En el registro del parte diario y movimiento del producto se observa que la presidenta de Petropar, Patricia Samudio, desde el día que asumió la titu­laridad de la institución tenía como mínimo un stock de gas licuado de petróleo (GLP) para 30 días. Esto considerando que el consumo mensual de las 150 estaciones de servicios, que operan con Petropar es en pro­medio 1.000 toneladas de GLP.

En esos registros figuran que la petrolera contaba con 950 toneladas en stock, y un con­trato de compra que seguía vigente con un proveedor argentino. Esto significa que Samudio tenía tiempo sufi­ciente para realizar una com­pra normal del producto, siempre de un productor inter­nacional, y no de un interme­diario, para así lograr compe­titividad y hacer la diferencia en el precio. Incluso, cuando se alega urgencia comprando del proveedor internacional el tiempo de demora máximo de la compra es de una semana.

Sin embargo, el 27 de setiembre pasado, la titular de Petropar adjudica la contratación por excepción para la adquisición de GLP a la empresa Corpo­ración Petrolera SA. (Copesa) cuyo presidente es Pedro Balotta para la provisión de 4.000 toneladas por valor de US$ 3,5 millones.

Contraria­mente, a seguir beneficiando a la ciudadanía con el precio del gas, Samudio dispone la com­pra de un competidor directo, un intermediario que ven­dió el producto US$ 100 más caro, diferencia que finalmente recae en el consumidor final; es decir, la ciudadanía.