Desde el Ministerio del Interior, liderado por Juan Ernesto Villamayor, emplazaron a la Policía Nacional para que detengan al diputado colorado Ulises Quintana, quien está prófugo por supuestos nexos con el narcotraficante Reinaldo Javier Cabaña, alias “Cucho”. Según trascendidos, este emplazamiento cayó muy mal, considerando que no lo hizo el titular de la cartera de Estado, Ernesto Villamayor, sino un subalterno, el viceministro de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Francisco Villalba.

Según declaraciones del propio Villalba, quien al hacer alarde de su cargo, comentó a los medios de prensa que emplazó al comandante de la Policía, Bartolomé Báez, para que detenga “hoy mismo” (ayer) a Quintana.

“Al comandante de la Policía Nacional le dimos tiempo hasta hoy para que detenga al diputado Quintana. Desde luego que cada una hora me están reportando el movimiento, pero ellos tienen la orden y tienen que agarrarlo y detenerlo de acuerdo a lo que la orden fiscal o jurisdiccional dice”, expresó el viceministro de Asuntos Políticos.

Dentro de las filas policiales expresaron de inmediato su malestar debido a que Villalba, según dijeron, está por debajo de la Comandancia Policial dentro del esquema organizativo, informó Hoy Digital.

“Habla como si estuviera por encima del comandante, ni que fuera el presidente de la República, y deja mal parada a la institución. La Policía está haciendo lo correcto en este tema y no precisa de un bravucón que venga a amenazar al comandante y a la institución. Aquí se percibe que cualquier funcionario con cargo menor puede invocar poderes que no tiene y compete al presidente de la República”, señaló un alto exponente de la cúpula policial.