El fiscal Javier Ibarra confirmó ayer que en el 2011, el diputado abdista Ulises Quintana ya estuvoinvolucrado con el narcotraficante Tomás Rojas Cañete alias “Toma’i”, cuándo este fue detenido en el proce­dimientodenominado “Pró­ceres” que desbarató esta organización criminal. En la ocasión, Quintana se pre­sentó como el abogado defen­sor de Rojas, que operaba de la misma forma que Reinaldo Javier “Cucho” Cabaña.

El ex viceministro de Seguri­dad y actual fiscal de la Unidad Antisecuestro, mencionó que Rojas, “tenía un modus ope­randi similar al de “Cucho”. El abogado de la familia de Rojas fue Ulises Quintana”, precisó.

“En aquella oportunidad, se desarticuló a una de las mayo­res mafias familiares de Alto Paraná. Se incautaron más de 100 kilos de cocaína y detu­vieron a 10 personas, en un procedimiento que movi­lizó a 60 agentesantidrogas y de las Fuerzas Especiales”, informó a través de Monu­mental 1080 AM.

“Cucho” Cabañas detenido recientemente.
“Cucho” Cabañas detenido recientemente.

El fiscal ratificó que el abogado delnarcotraficante detenido en aquel entonces fue el actual diputado deColorado Añe­tete, quien se presentó como representante legal de la fami­lia Rojas.

En tanto, que en comuni­cación con la 970 AM, Iba­rra recordó que en la opor­tunidad detuvieron a varios policías y ciudadanos brasi­leños que estaban relaciona­dos con el narcotraficante Rojas. En cuanto a las coinci­dencias que ha notado, con el Operativo Berilo en el que se logró la captura de Reinaldo “Cucho” Cabaña, el fiscal Iba­rra señaló que existen muchas similitudes entre ambos nar­cotraficantes. Ambos tenían la misma estructura con playas de vehículos, hacían grandes ostentaciones, y contaban conviviendas ubicadas en las mis­mas zonas.

Asimismo, señaló que a “Cucho” Cabaña no lo conocían como integrante de la banda de Rojas, pero resaltó que varios miem­bros del clan de Rojas siguen con paradero des­conocido.

CUESTIONA PROCEDIMIENTO

El supuesto narco fronterizo Reinaldo Cabaña alias “Cucho” manifestó llegando al depar­tamento judicial de la Policía Nacional, desde donde fue remitido a la Agrupación Espe­cializada para su prisión preven­tiva, que el procedimiento en su contra es “injusto”. “¿Uste­des creen que está siendo justo el proceso judicial... Está siendo justo... o yo nomás no entiendo? Ustedes están de acuerdo con el proceso de encerrarme 12 horas, despojarle a mi hijo de una casa que mi mamá compró en 1992, cuando yo tenía 7 años”, lamentó.

En cuanto, a su nexo con el dipu­tado, Ulises Quintana, men­cionó que su único “pecado” fue no tener “plata para pagar una camioneta del 2008”. Cabaña está imputado por la supuesta comisión de hechos punibles de tráfico de drogas, provisión de medios de trans­porte para el tráfico y otros.