El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, llamó el sábado al mediodía al ex presidente Horacio Car­tes. Le manifestó su “pro­fundo dolor” por la actitud del gobierno de Mario Abdo Benítez de suspender el tras­lado de la embajada paraguaya a Jerusalén y retornarla a Tel Aviv. En el entorno del ex presidente trascendió que el primer ministro de Israel expresó durante la charla que no esperaba esta decisión por la rica historia en las relacio­nes entre estas naciones. No se divulgó el resto de la extensa conversación que sostuvieron el líder israelí y Cartes, pero se supo que estuvo presidida por un clima amistoso y que el ex presidente paraguayo valoró y agradeció la cooperación des­tinada a los jóvenes del país.

Vale recordar que al tiempo de anunciarse la cancelación del plan de traslado de la emba­jada paraguaya a Jerusalén, de inmediato Israel anunció el cierre de su legación en Asun­ción. El mismo día, la autori­dad palestina dio a conocer su proyecto de apertura de su representación diplomática en Asunción como una acción de posicionamiento geoes­tratégico ante el retiro de su antagonista (Israel).

En el gobierno anterior, el entonces presidente Cartes había tomado la decisión de trasladar la sede diplomá­tica a la ciudad de Jerusa­lén, convirtiéndose así en el tercer país en instalarse en la Ciudad Santa, después de Estados Unidos y Guate­mala. Esto, después de que el presidente norteamericano Donald Trump acordara en diciembre del año pasado reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Nota remitida por Cartes a Netanyahu.FOTO: GENTILEZA
Nota remitida por Cartes a Netanyahu.FOTO: GENTILEZA

La misiva de Cartes

En la carta, expresa a Netanyahu su “pesar” por la crisis desatada por el gobierno de Abdo Benítez al disponer el traslado de la embajada en Israel.

En la carta que el ex presi­dente Horacio Cartes escri­bió al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, señala que “No hubiera que­rido tomar parte del debate político con tanta pronti­tud a la conclusión de mi gestión, pero como líder de un movimiento político no puedo permanecer en silencio ante la decisión del actual Gobierno de mi país de cancelar la instalación de la embajada paraguaya en Jerusalem –no porque fuera una iniciativa nues­tra– sino porque era un gesto que planteaba un hito en la hermosa relación de amis­tad entre nuestros pueblos”.

Indica además la carta que “esta decisión poco gentil del gobierno representa una acción ofensiva con el senti­miento nacional del pueblo de Israel, ante lo cual, como el más humilde de los ciuda­danos del Paraguay, expreso mi inquietud y mi pesar”.

La carta consigna en otro párrafo que aprovecha para expresar “la opinión de ciudadanos paraguayos y miembros de la comunidad judía en el Paraguay quie­nes no se sienten repre­sentados por esta inicia­tiva tomada y lamentan el incidente”.

La reacción del líder israelí no se hizo esperar y a poco de recibida la carta de HC solicitó una charla telefó­nica personal con él, la que concretó con su llamada del sábado al mediodía.