El presidente de la Cámara de Diputa­dos, Miguel Cuevas, negó que los diputados hayan ocultado los datos de los nue­vos funcionarios de la insti­tución legislativa que ingre­saron en su administración. Adelantó que en la próxima semana entregarán la nómina oficial de todos los funciona­rios de la Cámara Baja e indicó que si no fueron entregados los informes, solo fue “por falta de tiempo”.

“No creo que los compañeros diputados estén ocultando los datos sobre los funcionarios que ingresaron con ellos a la Cámara Baja, solo que no tene­mos aún tiempo para presentar las documentaciones”, excusó el parlamentario.

Hasta la fecha solo 40 de los 80 diputados informaron sobre las funciones que realizan los funcionarios que ingresaron con los legisladores en este nuevo período.

La mitad de los diputados aún no respondió al pedido rea­lizado por el presidente de la Cámara Baja, quien había ase­gurado que ordenaría que quie­nes no tengan una tarea espe­cífica serían comisionados a otras dependencias públicas. En este caso, la solicitud fue realizada a través de la Direc­ción de Recursos Humanos a cada diputado y a todos los directores de la institución legislativa para que remitan la nómina de los funcionarios que tienen a su cargo, especifi­cando el trabajo que realizan.

Cuevas, en reiteradas ocasio­nes, anunció que no apañará el planillerismo en la Cámara Baja y exigió a todos los fun­cionarios que marquen el reloj biométrico y que cumplan con sus funciones. Dijo también que todos los funcionarios que no cumplen con ningún tipo de función serán depurados y cesados de sus cargos, “moleste a quien moleste”.

Por otro lado, Cuevas tam­bién se refirió a la situación de su hijo, Enzo Miguel Cuevas, que también se encontraba en la Cámara Baja bajo el cargo de asesor ad honoren. Anun­ció en este sentido que su hijo dejará de asistir a la institución, teniendo en cuenta que la ley le prohíbe tener a un pariente como funcionario, a pesar de que le pagaba de su salario como parlamentario, según aseguró.