El dueño de la empresa Cal Agro SA, Nery Páez, dijo ayer sentirse “decepcionado” al no lograr un encuentro con el presidente electo, el colorado Mario Abdo Benítez, a quien iba a solicitar el respaldo de su sector político para enjuiciar a tres ministros de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Páez acudió ayer hasta la resi­dencia del exsenador manifes­tando que cuenta con pruebas contra los magistrados Miguel Óscar Bajac, César Garay Zuc­colillo y José Raúl Torres Kir­mser, quienes le habían soli­citado dinero para otorgarle un fallo a favor de su empresa contra la Industria Nacional del Cemento (INC).

“Ellos me pidieron a mí G. 7.400 millones, hay contrato firmado por escribanía, Bajac me pidió 3.700 millones y el enviado de Torres, G. 3.700 millones, el contrato de ambos ministros es ídem, y después me pidieron 50.000 dólares otra vez para agilizar”, indicó.

Tras no concretarse la reu­nión el empresario dijo que “él (Abdo) había dicho que quería cambiar a todos los ministros de la Corte y yo tengo todas las pruebas que él necesita”. Señaló tam­bién que “no veo que le dé mucha importancia. Parece que toqué algo que no tenía que tocar, que no le está gus­tando (a Mario Abdo). Me voy decepcionado, porque él había dicho que quería cam­biar a todos los ministros de la Corte y yo tengo todas las pruebas que él necesita, pero no le dio tanto interés”. La coima supuestamente fue pedida por Rafael Luis María Doldán, en nombre de los ministros a fin de emitir un fallo favorable hacia su empresa que estaba en jui­cio con el Estado.