La fiscala general del Estado, Sandra Qui­ñónez, designó ayer a la agente Victoria Acuña en carácter de interina, para reemplazar a Mar­tín Cabrera en el caso de los audios filtrados que revela­ron el escandaloso manejo de la justicia desde el Jurado de Enjuiciamiento de Magis­trados (JEM). Cabrera pre­sentó renuncia ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para dedicarse a su profe­sión de abogado, según dijo a la prensa.

El caso de las conversacio­nes grabadas sacó a la luz pública las negociaciones que mantenían los senado­res electos Óscar González Daher, de la ANR, y Jorge Oviedo Matto, del Unace; el ex secretario del JEM, Raúl Fernández Lippmann, y los abogados Carmelo Caba­llero y Rubén Darío Silva con profesionales del dere­cho para cambiar el curso de los procesos en beneficio de quienes pedían sus favores. Todos ellos fueron acusados por tráfico de influencias.

Los fiscales Cabrera, Claudia Morys y Josefina Aghemo eran los encargados de las investigaciones de los mate­riales mencionados, en tanto que Acuña tenía bajo sus jurisdicción la causa que afecta a Fernández Lipp­mann por supuesto lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, que forma parte de un segundo caso abierto en su contra.

A González Daher, quien vol­vió a ingresar en el Senado, se le había retirado la inves­tidura y dejó de ser legisla­dor, mientras que Oviedo Matto había dimitido para no correr la misma suerte en la Cámara Alta, pero igual­mente consiguió los votos para integrar nuevamente al Congreso para el período 2018-2023.

Los audios filtrados a la prensa se convirtieron en un caso “muy delicado” para los administradores de la justi­cia y provocaron una serie de inhibiciones, recusaciones e impugnaciones y práctica­mente está paralizado.

De acuerdo a la carpeta fis­cal, Fernández Lippmann, el principal involucrado, había mantenido conversa­ciones con magistrados del Poder Judicial, agentes del Ministerio Público y aboga­dos, relacionados a proce­sos judiciales, en las cuales el acusado ofrecía resulta­dos favorables o en contra de ciertos actores, mediante influencias ejercidas desde el JEM, cuya presidencia era ejercida en ese momento por González Daher.