El senador Líder Amarilla no considera que su colega Eduardo Nakayama tenga la capacidad de crear un nuevo partido político, y afirmó que la experiencia ha mostrado cómo los partidos y movimientos pequeños desaparecen en el tiempo. Además, el legislador calificó de “poco ética” la renuncia de su par al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).

Amarilla manifestó que tampoco ve con liderazgo suficiente a Nakayama, como para encabezar una nueva asociación política. “Ya tuvimos la experiencia de creación de partidos o movimientos nuevos con lo de Lino Oviedo o Pedro Fadul, que eran liderazgos muy fuertes y aún así desaparecieron sus partidos”, expresó.

Existen alrededor de 10 asociaciones políticas pequeñas que se crearon en los últimos tiempos y ninguna tiene el suficiente alcance en comparación al Partido Liberal y el Partido Colorado, ambos con amplia historia, referentes, ideologías propias, principios y doctrina política, explicó el legislador en diálogo con La Nación/Nación Media.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Eso da la pauta de que no sobreviven los partidos pequeños al tiempo, solamente los partidos tradicionales donde hay sentimiento, tradición, pasión, organización. El PLRA es una institución, por eso digo que nosotros vamos a superar esto”, aseguró, y mencionó que un par de años podría superar completamente la crisis del partido y podrán llegar con más fuerza a los próximos comicios.

Lea también: Más de 700.000 ciudadanos ya cuentan con la identidad electrónica

Eduardo Nakayama debería revertir su postura, sostienen. Foto: Roberto Zarza

Revertir postura

El senador Líder Amarilla se suma a quienes sostienen que no corresponde la renuncia de Nakayama al Partido Liberal, luego de haber ingresado al Senado a través de la organización política. “Considero que es poco ético teniendo en cuenta que fue electo por el partido, y después, finalmente, renuncia. Desde mi punto de vista no corresponde”, expuso.

Existen dos alternativas para Nakayama, según precisó el senador. Por un lado, que renuncie a su banca o que revierta su postura y se quede en el partido, sumándose a los liberales que buscan levantar el partido de la crisis económica y financiera por la que está atravesando.

Su renuncia no tuvo ningún eco favorable, Celeste Amarilla salió a decir que ella es una persona del Partido Liberal, que tiene las fuerzas y ganas de levantar el partido, igual que yo y todos los senadores. Queremos darle tranquilidad a los liberales, de que vamos a levantar nuestro partido; vamos a seguir siendo una herramienta de la democracia en el Paraguay, tenemos crisis y errores, pero hay que trabajar para superar eso”, expuso.

Le puede interesar: Analizan aplicar el polígrafo a funcionarios que tengan acceso al sistema de Interpol

Dejanos tu comentario