El senador Martín Arévalo se pronunció respecto al caso de un pago de US$ 368.000 al hijo del actual presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Antonio Fretes, cuyo objetivo era evitar la extradición a Estados Unidos de Kassem Mohamed Hijazi, brasileño de origen libanés procesado por lavado de dinero y narcotráfico. “Yo creo que esto es motivo suficiente para exigirle la renuncia de la presidencia de la Corte”, expresó el parlamentario.

En comunicación con la 800 AM, el legislador indicó que este tipo de hechos se califican como un “perfeccionamiento de la corrupción”, dado que el pago quedó plasmado mediante un contrato suscripto el 30 de setiembre del 2021 entre Sharif Hassem Hijazi y Amilcar Fretes, hijo del ministro de la Corte.

“El tema de Antonio Fretes es delicado, es presidente de la Corte y él no puede desenchufarse de una denuncia de un contrato privado. La cuestión es que hoy día varios no quieren pagar así nomás y hacen este tipo de contrato, no es el único caso, escuché muchísimo de esto”, indicó el senador quien también mencionó que incluso se rumoreaba que Antonio Fretes podía ser otro de los designados como “significativamente corrupto” por la embajada de Estados Unidos.

Lea también: EEUU ofrece recompensa de US$ 5 millones para llegar a mandantes del asesinato de Marcelo Pecci

“Aparte de esto, él nunca está, siempre está enfermo o no se va, no se puede aplicar la justicia si depende del estado de salud de alguna persona. Por otro lado nos encontramos con este tipo de situaciones que son muy delicadas en donde uno se pone a pensar dónde estamos parados con la Justicia. Por decoro y para que se pueda investigar, debería presentar su renuncia el presidente de la Corte”, reiteró el congresista.

Contrato firmado

El contrato firmado entre Hijazi y el hijo del ministro de la Corte, indica que “de no haber una solución de manera a satisfacer al demandante, se procederá al reintegro de lo entregado en concepto de honorarios profesionales”, es decir, si no se cumplía con lo solicitado, evitar la extradición”, se debería devolver los US$ 368.000, unos G. 2.545 millones al cambio actual.

En julio de este año, Antonio Fretes, durante la plenaria de la Corte, anticipándose a este hecho se pronunciaba diciendo que no autorizaba al uso de su nombre, ni siquiera a sus hijos, ante cualquier autoridad o institución. “Ha llegado a mi conocimiento de que hay personas que han querido utilizar o han utilizado mi nombre, de manera que por este medio, quiero con énfasis negar de que yo le autorizo a alguien la utilización de mi nombre o de la institución”, indicó Fretes en ese momento.

Le puede interesar: Con recursos públicos: Abdo busca posicionar a Lichi en las elecciones usando al Estado

Dejanos tu comentario