El diputado colorado Walter Harms señaló que el proyecto de Presupuesto General de la Nación (PGN) para el ejercicio fiscal del 2022 es prácticamente lo mismo que fue remitido por el Poder Ejecutivo. El parlamentario mencionó que las variaciones son mínimas y una de ellas fue el aumento para el sector docente del 16%, que incluso fue aprobado por el Ministerio de Hacienda.

“Hay alguna variación, sobre todo a lo que hace al acuerdo con los docentes, pero hay que tener en cuenta también que es una adenda con la aprobación de Hacienda, es prácticamente lo remitido por el Ejecutivo más la recomendación del Ejecutivo. Es prácticamente lo enviado por el Ejecutivo”, indicó el legislador en entrevista al canal GEN.

Podés leer: COVID-19: situación sanitaria será evaluada por sectores con el Gobierno

En forma general, Harms manifestó que se trata de un presupuesto en el cual la inversión del Estado no es lo más importante, atendiendo a que los gastos rígidos (para pago de haberes y salarios) son los que más pesan. En este sentido, mencionó que se cuenta con una estructura de presupuesto que básicamente es el sostenimiento del Estado a través de los gastos corrientes, más los gastos de inversión que lastimosamente no es la parte más importante del presupuesto.

“Seguimos invirtiendo demasiado en gastos corrientes, gastos rígidos y destinamos muy poco del presupuesto a la inversión, pero bueno, es una estructura que viene desde hace mucho tiempo. Tenemos que ser pragmáticos y saber que eso no se cambia de la noche a la mañana, se puede ir bajando gradualmente”, manifestó el legislador.

“Achicamiento del Estado”

Por otra parte, el diputado indicó que hablar de un “achicamiento del Estado”, con la disminución de los gastos rígidos, será muy difícil, ya que para ello se debe realizar un recorte importante de funcionarios públicos. Agregando que no solo se puede dar un recorte, sino una reorganización de las instituciones públicas, y no dejar a esos funcionarios “en la calle”.

“El achicamiento del Estado y la calidad del gasto son perentorios. Si nosotros queremos tener mejor calidad en salud, mejor calidad en educación, tenemos que optimizar los recursos y lógicamente sabemos que la estructura de este presupuesto sigue destinando demasiados recursos a gastos rígidos, entonces no se puede aumentar el gasto en educación o en la salud”, opinó el diputado.

Otras de las opciones sería el aumento de impuestos a fin de generar más recursos para el Estado y destinar a inversiones de infraestructura o en áreas más vulnerables como salud y educación.

“Lo otro sería aumentar un poco la presión tributaria, Paraguay tiene hoy en este presupuesto, se estima una presión tributaria en torno al 9,7%, que será uno de los más bajos en el mundo. Y ahí caemos en lo de aumentar la presión tributaria o mejoramos la calidad de gasto, yo gustoso pagaría más impuestos si sé que mis impuestos están bien utilizados, pero eso es lo que no corre lastimosamente”, puntualizó el parlamentario.

Leé también: PGN 2022: fijaron aumentos para médicos y FEEI no sufrió recortes, aseguran

Dejanos tu comentario