La agente fiscal de la Unidad Nº 3 Stella Mary Cano de Woitas formuló acusación contra el exintendente de la ciudad de Asunción, el comunicador Mario Ferreiro, por la comisión de los hechos punibles de coacción, coacción grave, lesión de confianza y tráfico de influencias en el marco del proceso judicial más conocido como “asado de fin de semana”, respecto a una supuesta recaudación paralela durante su administración que operaba a través de un grupo en Telegram.

Cano de Woitas también formuló acusaciones contra Carlos Marcelo Mancuello Ríos, exjefe de Gabinete de Ferreiro, por lesión de confianza y tráfico de influencias; por el mismo hecho también fue sindicado Víc­tor Ocampos, funcionario que ocupaba la Dirección de Talento Humano de la comuna capi­talina; el ex funcionario Aureliano Servín Maldonado, por tráfico de influencias, coacción y coacción grave.

También contra la exdiputada por Avanza País Rocío Casco, por tráfico de influencias, coacción y coacción grave; contra los sobrinos del comunicador Roberto Mauricio Ferreiro Paz y Fernando Arturo Ferreira Ayala, por tráfico de influencias.

Lea también: Robert Acevedo fue recibido por una gran caravana en PJC tras su muerte por COVID-19

Antecedentes del caso

La denuncia fue presentada por Camilo Soares el 27 de noviembre del 2019, por los delitos de cohecho pasivo, cohecho pasivo agravado, soborno, coacción, coacción grave y tráfico de influencias contra personas innomina­das.

El comunicador Camilo Soares. Foto: Universo 970 AM.

Al respecto, Soares había mencionado que hace tiempo viene denun­ciando la situación, pero siem­pre se buscó desviar el tema llevándolo al ámbito personal. Incluso, dijo que el entonces intendente, aunque lo quiera negar, estaba al tanto del esquema de recau­dación paralela que involucra a sus dos sobrinos.

“Yo escuché a Mario (Ferreiro) decir que no sabía nada, pero es mentira. Mario Aníbal Ferreiro, yo te desafío a que muestres tu Whatsapp. Vos sabías demasiado bien que tus sobrinos eran recauda­dores. Vos me pediste silen­cio por favor y yo no tenía las pruebas nomás Mario, pero ahora tengo las pruebas y la persona que dio la prueba, que ya se fue a declarar, que es el señor Francisco Floren­tín”, había manifestado en aquella oportunidad Soares.

Parte de la acusación y pedido de elevar a Juicio Oral

La agente fiscal solicitó que la causa sea elevada a Juicio Oral. Detalla también que se generó la necesidad de involucrar a Soares en problemas judiciales, por lo que, Mario Ferreiro, a través de Roció Casco y Aureliano Servín, acudió a Alfredo Guachiré para que le proporcione datos que pudieran utilizar a ese efecto, a cambio de ayudarlo económicamente y con abogados para afrontar el Juicio Oral que el mismo tenía en puerta junto con Camilo Soares, invocando para ello, la amistad con una Agente Fiscal.

Detalla también que surge la certeza de que Ferreiro, en su carácter de ordenador de gastos de la Municipalidad de Asunción, ocasionó a esta un perjuicio patrimonial por la suma de Gs. 1.611.710.511, percibido indebidamente por la firma Ocho A S.A., para cuyo efecto el entonces intendente contó con la activa participación de Mancuello y la persona de confianza de este Ocampos, quienes a su vez utilizaron su influencia como allegados de Ferreiro, para la gestión irregular del mencionado pago, para beneficiar a la mencionada empresa proveedora, con la cual establecieron un nexo a través de Roberto y Fernando Ferreiro, quienes como sobrinos del entonces intendente actuaron en dicho carácter.

Te puede interesar: COVID-19: buscan evitar la vacunación vip con la creación de un registro nacional

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar