La Unidad de Inteligencia de The Economist, prestigioso semanario británico, en su publicación “Rich countries will get access to coronavirus vaccines earlier than others” (Los países más ricos podrán acceder a las vacunas más rápido que otros) indica que las vacunaciones masivas, es decir, a un gran porcentaje de la población, demoraría mucho más en los países pobres, incluso recién se podría alcanzar en el 2023.

El gobierno de Mario Abdo Benítez continúa jactándose de las medidas sanitarias aplicadas hace casi un año en el marco de la pandemia del COVID-19. Sin embargo, los hechos indican que el país, hasta ahora, no cuenta con las dosis necesarias para vacunar a toda su población. Las expectativas de inmunización son iguales a las de los países más pobres de África, sudeste asiático y Medio Oriente.

El Paraguay, de acuerdo con los datos de la Unidad de Inteligencia, podría vacunar masivamente a su población de 7.000.000 recién a inicios de 2023. Estos datos se basan en los contratos prospectivos que comprometen a las farmacéuticas a otorgar las dosis correspondientes a las compras realizadas por los gobiernos. El gobierno paraguayo dice que, en la primera etapa recibirá vacunas para 150.000 personas.

Leé también: Viceministro espera más novedades sobre las vacunas contra el COVID-19

El Paraguay podría vacunar masivamente a su población recién en el 2023. Foto: Gentileza.

África y Paraguay

De los más de 193 países, Paraguay y las naciones más pobres del mundo entero, entre las que se encuentran casi todos los países africanos con niveles por debajo del Índice de Desarrollo Humano (IDH) recién recibirían las dosis proporcionales a sus poblaciones en 2 años. Paraguay, así como Bolivia, Venezuela, Guyana y Surinan, todos en Sudamérica, son superados por las gestiones de los países más ricos y con mayor desarrollo humano.

Las gestiones del gobierno de Mario Abdo Benítez y del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS) liderado por el doctor Julio Mazzoleni se sitúan a la par de varios Estados fallidos, Estados con sistemas de salud primitivos y sin cobertura a su población. Claramente se denota que las tratativas tanto por Covax Facility, así como los esfuerzos individuales del gobierno para comprar directamente de las farmacéuticas no asegura, hasta el momento, la vacunación nacional.

Lógica de acceso a las vacunas

El doctor Luis Roberto Escoto, director residente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), explicó la lógica de acceso a las vacunas en contacto con el canal Gen. Consultado acerca de las 35 millones de dosis destinadas a América Latina y la ínfima cantidad a ser remitida a Paraguay señaló: “Se hizo la distribución de acuerdo a las tasas de mortalidad, es decir, cuántas personas mueren del total de personas que se infectan”.

En esa línea, Escoto indica que Paraguay tiene unos índices de letalidad “relativamente bajos”. “Paraguay llega al 2% de mortalidad mientras que otros países llegan al 6%”, indicó y añadió que otro criterio es la “cantidad de la población paraguaya” y “los índices de transmisión”, esto mediante el mecanismo Covax. Escoto hizo énfasis en la “limitada capacidad de producción de las farmacéuticas”.

Vacunas en Paraguay

Hay que señalar, que todos los gobiernos, incluido el de Mario Abdo Benítez, podían acceder a las vacunas por el mecanismo Covax o bien realizar las tratativas directas con cada una de las farmacéuticas. De acuerdo con lo indicado por el gobierno el día de hoy, el 30% de la población será vacunada a través del mecanismo Covax que se espera terminar este 2021. Si se continua de la misma manera se llegaría a la inmunización del 60% en el 2022. Sin embargo, estas proyecciones se basan en estimaciones optimistas ya que aún no llegó el primer lote.

Te puede interesar: Confirman que Covax destinará vacunas de AstraZeneca a Paraguay

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar