“Dijeron que era mi niñera y un medio, parte de un grupo corporativo que tiene intereses poderosísimos y que en su momento colisionaron con mi gestión, fueron quienes instalaron esa fotografía del momento y a partir de allí nadie más discutió”, expresó el exsenador Víctor Bogado, quien fue apartado del Senado por el caso conocido como “niñera de oro”.

“Todo el mundo se llena la boca hablando de la Constitución Nacional (CN), pero lo que en realidad existen son grupos y sus intereses”, agregó Bogado, quien considera que el Senado no tiene atribuciones para juzgar a nadie.

“Lo que hacen es una parodia de un juicio político, pero la CN no previó que cada cámara saque a sus pares, elegidos por el voto popular y creo que es el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) el que debería juzgar, pues ellos son quienes entregan el título a los congresistas”, explicó el exsenador.

Lea también: Bacchetta se arrepiente de votar por la expulsión de otros colegas

“Dicen que entré por lista sábana, pero yo entré por mi propio movimiento, a mí me votaron, era mi cara la que estaba en la papeleta electoral, pero esa vez no me echaron, pero ahora que estuve en la lista de Horacio (Cartes) me echaron porque así fue la coyuntura política”, comentó Bogado.

Recuerda que como presidente de la Cámara de Diputados, tenía la potestad de firmar comisionamientos de los funcionarios. “He firmado como diez mil pedidos de comisionamiento y porque firmé uno, que supuestamente era un acto fallido, pues la nota de comisionamiento que él firmó fue utilizada para contratar a esa persona y durante los quince días que duró el proceso jamás se habló de una niñera”, dijo.

Agregó que: “La mayor sanción para un senador es de 60 días sin goce de dieta parlamentaria, pero el artículo 201, que nunca fue reglamentado, habla del tráfico de influencias fehacientemente comprobado, como es el caso de Rodolfo Friedmann, que es como una escopeta llena de sangre, el Senado debería constituirse en tribunal y luego pasarlo al TSJE”.

“En este caso, a Rodolfo Friedmann se lo descubrió con las manos en la masa, está caliente aún el cuerpo y él tiene la escopeta en las manos llenas de sangre”, fue la comparación realizada por el exparlamentario para graficar la obviedad de lo acontecido en esta situación antes de finalizar su charla con la 650 Am.

Le puede interesar: Me hicieron mucho daño pero ya les perdoné, afirma exsenadora Bajac

Dejanos tu comentario

10H

¿Los senadores deben votar por la destitución de Rodolfo Friedmann?

Click para votar