El senador Stephan Rasmussen lamentó este jueves que el Poder Ejecutivo y el Congreso no hayan permitido recortar parte de los ingresos en la función pública, hasta tres meses, para afrontar la emergencia sanitaria.

“Teníamos una propuesta de recorte del 10 por ciento a todos los que estamos en el sector público y ganamos más de cinco salarios mínimos mensuales por tres meses, lastimosamente no corrió”, dijo el legislador a los medios de prensa.

Sostuvo que él planteó en el pleno durante la sesión del pasado martes pero fue “atacado” por sus colegas ya que supuestamente estaba estigmatizando a los trabajadores del sector público y de responsabilizarles por la crisis.

Indicó que todos deben sumar para salir de la situación, ciudadanía en general, empresarios y trabajadores del sector público y privado ya que los funcionarios públicos no pueden ser “ciudadanos de primera clase”.

“Tenemos que llevar el carro todos juntos porque el final todo eso, y sobre todo la financiación de los 1.600 millones de dólares, se va a pagar con los impuestos de todos los ciudadanos, por eso es muy importante que todos hagamos el esfuerzo”, agregó.

Este jueves el Poder Ejecutivo promulgó la ley de emergencia sanitaria que establece medidas excepcionales y autoriza a la obtención préstamos de hasta 1.600 millones de dólares de organismos internacionales, pero deben ser usados de acuerdo a la necesidad.