En noviembre del 2018, la jueza Tania Irún ordenó la entrega de unas 300 mil hectáreas de tierras ubicadas en el Chaco a empresas extranjeras. Lo resuelto por la magistrada fue apelado por los abogados Lorena Dolsa y Carl Gwynn, representantes de la Asociación del Espíritu Santo.

Consecuentemente, el presidente de la Corte, Eugenio Jiménez resolvió la semana pasada reabrir la investigación y auditar la computadora de la jueza Tania Irún, ante la sospechas de irregularidad en su actuación, quien benefició con 310.000 hectáreas de tierras en Alto Paraguay a supuestas empresas extranjeras.

La mal llamada “Secta Moon” identificada como Asociación Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial, es un movimiento religioso fundado en Corea del Sur en 1954 por el ya fallecido reverendo Sun Myung Moon. La organización mundial cuenta con una personería jurídica en Paraguay.

Interrumpió licencia de maternidad para firmar

Según explicó el representante legal de la Asociación Espíritu Santo, Osvaldo Bittar en contacto con la 970 AM, a lo largo de su trayectoria el reverendo descubre ciertos manejos oscuros sobre la administración que llevaba su hijo Preston Moon, por lo que le obliga a dimitir de la Iglesia.

En ese sentido, Preston Moon viene al Paraguay para realizar algunas diligencias y reúne a la comisión directiva de la también conocida como Iglesia de la Unificación. El joven sostuvo que venía con una orden directa de su padre para transferir los inmuebles en el Chaco Paraguayo debido a que Fernando Lugo de ideología izquierdista iba asumir como presidente y que por ende les concedería expropiar las 300.000 hectáreas a la “Secta Moon”.

“Allí fraguan un supuesto crédito de 15.000 millones de dólares proveniente de una empresa panameña con filial en el Uruguay para la compra de tierras, siendo que esta Iglesia se fondea única y exclusivamente con los aportes de su miembros. Fue entonces que a los efectos de garantizar ese crédito, Preston y la comisión directiva de la Asociación otorgan una sesión de pago en consignación en la totalidad de las tierras en el Chaco”, detalló Bittar.

Es decir, la Asociación Espíritu Santo recibe un crédito de 15.000 millones de dólares y paga con tierras que ascienden a un valor de 500.000 millones de dólares. Esta cuestión fue descubierta a través de una investigación del Ministerio Público y todas las personas involucradas en el caso fueron imputadas.

Por otra parte, el abogado dijo que llama la atención que una magistrada en dos horas lee 19 tomos y resuelve 34 páginas. Cuestionó que durante toda la investigación Irún no participó, no cerró el periodo probatorio ni de los alegatos. “Durante todo el momento de la producción de pruebas, ella no estuvo. ¿En qué momento pudo valorar las pruebas?.

Cuando estaba con permiso de maternidad, la jueza Irún sorpresivamente interrumpió su licencia para estudiar 19 tomos en dos horas y sacar una resolución de más de 30 páginas para favorecer con 300.000 hectáreas en el Chaco beneficiando a varias empresas extranjeras.

Esa resolución de la jueza fue otorga en forma irregular, según denunciaron los dos abogados, ya que lo firmó en unas horas, sin haber leído todo el expediente, y en medio de un permiso solicitado ante la Corte.