El presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Alliana aclaró que la reprogramación presupuestaria solicitada para pagar salarios a funcionarios contratados, la cual fue vetada por Ejecutivo, no busca blanquear la administración de su colega Miguel Cuevas, al tiempo de asegurar que actualmente se gasta 300 millones menos al mes en honorarios.

“Esto ocurre porque esa plata se usó, por supuesto que se mal utilizó. Si usaste más de lo que debías haber utilizado en un rubro, se supone que no tuviste previsibilidad”, detalló.

El legislador indicó que debido al rechazo del Ejecutivo, la Cámara no logrará cumplir con los haberes de noviembre y diciembre. Y que lo restante del presupuesto vigente, se usará en parte para el pago parcial de aguinaldos, lo que afectaría a unos 194 funcionarios contratados.

Lamentó la mala información que se transmite por varios medios locales y que no cuenten verdades como que al asumir esta nueva administración, se recortaron unos 100 contratos, lo que ninguna otra institución hizo a mitad de año.

Además de recortarse rubros de mantenimiento y cupos de combustible, asimismo se reforzaron los controles de asistencia a funcionarios de manera a eliminar el planillerismo, situación que desató en innumerables casos de sumarios administrativos desde junio pasado, según mencionó.

Ahorró para el Estado Gs 3.900 millones

Recordó que durante la era Cuevas, se gastaban G. 1.300 millones por mes y hoy se gastan 300 millones menos, lo que multiplicado por 13 meses, incluido el aguinaldo, genera al Estado un ahorro de Gs 3.900 millones en gastos rígidos.

Al ser consultado sobre una posible revancha política desde la presidencia de la República, por no elevar del 1.5 al 3% del Producto Interno Bruto (PIB) el déficit fiscal, sumándole el rechazo del veto al proyecto con relación a los ruidos molestos, el diputado Alliana indicó que “evidentemente esto responde a lo que ocurrió ayer con el tope y con el rechazo al veto. Yo entiendo que es una cuestión política, lo que tiene que entender es que el daño no me hacen a mí, ni Honor Colorado, sino a los 194 funcionarios que están trabajando”.

Alliana anunció que esto trae un nuevo quiebre dentro del Partido Colorado, ciertas diferencias de vuelta y cuestiones que mejorar.