El Gobierno de Finlandia, a través de su Ministerio del Interior, comunicó que no tomará intervención en el caso particular de Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, paraguayos que deben responder ante la Justicia paraguaya y que hace semanas tienen asilo en dicho país europeo.

Maria Ohisalo, ministra de Interior de Finlandia, remitió ayer miércoles un escrito al presidente del Parlamento finlandés, con el objetivo de contestar consultas realizadas por el diputado ultraderechista Jari Ronkainen.

El texto refiere que “ni el Ministerio del Interior ni el Gobierno intervienen en el proceso de trámite de solicitudes individuales de asilo o permiso de residencia, ni en el contenido de sus resoluciones”.

Menciona que dicha cartera de Estado es responsable de las políticas de inmigración y asilo, pero aclaró que no se inmiscuye en la tramitación de casos concretos, alegando que es una potestad exclusiva del Servicio Finlandés de Inmigración.

Confidencialidad

En el mismo comunicado la alta funcionaria negó la solicitud de información sobre la situación legal de los tres paraguayos en su país ni tampoco sobre cómo arribaron a dicha nación. Argumentó que la Ley de Inmigración ampara tanto a las solicitudes como a los solicitantes bajo el secreto profesional y confidencialidad.

Agregó que la confidencialidad se mantiene a pesar de que la prensa nacional o internacional revele información sobre un caso en especial.

“En consecuencia, el Gobierno no puede tomar postura sobre las decisiones individuales tomadas por Servicio Finlandés de Inmigración", indica.

El Gobierno Nacional se encuentra realizando trámites para que la situación de asilo de Martí, Arrom y Colmán sea revocada, a modo de que los tres paraguayos puedan ser extraditados a nuestro país y puestos a disposición de la Justicia por el caso del secuestro de María Edith Bordón en el año 2001.

A través de los canales oficiales autoridades nacionales manifestaron su postura y solicitud a Finlandia, haciéndose eco desde el Parlamento el diputado Jari Ronkainen, quien procedió a interpelar a la ministra del Interior, cuestionando duramente la recepción de los paraguayos procesados en nuestro país por graves crímenes.