El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, aseguró que la embajada paraguaya en Israel no se mueve de Tel Aviv y que su postura no es una cuestión de religiosidad como la gente cree. Sin embargo, reconoció que Paraguay es un amigo histórico de Israel.

Alegó que 191 países en el mundo tienen su Capital en la ciudad Tel Aviv y hoy la única embajada en Jerusalén es la de Guatemala.

“Hay una resolución del Consejo de seguridad de la Naciones Unidad, donde insta al proceso de paz y dice que todavía es un territorio en conflicto y que para el proceso de paz es mejor que las embajadas están en Tel Aviv”, argumentó el mandatario.

Dijo que un país chico como Paraguay que no tiene una fortaleza estructural, para poder exigir en el caso de que se cometan algunas injusticias, siendo parte de un órgano como las Naciones Unidas tiene que ser respetuoso de sus resoluciones, para que pueda reclamar con autoridad.

“Es una posición muy delicada. Tenemos que ser respetuosos del derecho internacional. El Vaticano habla de que también apoya que las embajadas están en Tel Aviv y Paraguay tiene que necesariamente ser respetuoso, independientemente a las creencias personales y religiosas, pero las decisiones del país tienen que requerir un análisis mucho más amplio que simplemente un compromiso religioso”, concluyó el jefe de Estado.