El fallo de la jueza Blanca Rieiro, que otorga el refugio político en Uruguay a los prófugos paraguayos, se emitió el pasado 27 de septiembre. Sin embargo, no fue hasta unas horas después de que Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colman salieran de Uruguay que el gobierno paraguayo se enteró del revés judicial.

Asimismo, en la resolución de la jueza Rieiro, dada a conocer esta tarde por las autoridades judiciales de la República del Uruguay, da cuenta que el gobierno oriental, a instancia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) instó no tener en cuenta el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y la resolución del Conare de Brasil, para decidir otorgar el asilo en Montevideo.

La Sentencia Interlocutoria N° 2244/2019, del pasado 27 de septiembre, firmado por la jueza Rieiro, en su parte resolutiva dispone: “haciendo lugar a la solicitud de refugio de los ciudadanos paraguayos V.A.C.O, J.F.A.S, y A.M.M., configurándose en su mérito la denegatoria automática de la solicitud de extradición sobre los mismos. Dispónese el cese del arresto administrativo disponiéndose la libertad inmediata de los mismos. Notifíquese, comuníquese a la Comisión de Refugiados y al país solicitante la parte dispositiva del fallo”, señala el documento firmado por la jueza letrada en lo Penal de 34º Turno.

Con esto, el abogado contratado por el Estado paraguayo, Enrique Falcó, queda bastante comprometido, ya que supuestamente recién se enteró este lunes de la resolución de la jueza, lo que restó margen de maniobra para cualquier acción que pudiera emprender los fiscales paraguayos.

Ignoró fallo de Corte IDH

Por otra parte, de la resolución de la jueza Rieiro se pudo saber que la propia oficina de Naciones Unidas en Montevideo del Alto Comisionado para los Refugiados había considerado que Arrom, Martí y Colman debían ser protegidos en sus derechos.

“El 22 de agosto en reunión ordinaria de la Comisión de Refugiados (CORE) la Oficina Regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), presentó las consideraciones del caso, informando que sin perjuicio de la decisión de cesación del estatuto de refugiado tomada por la CONARE de Brasil y la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos persisten elementos que dan cuenta de las necesidades de protección internacional de los solicitantes de refugio en Uruguay", señala el punto en el considerando de la jueza.

Esto da a las claras que en Uruguay ya se tenía definido cuál sería la respuesta a la solicitud de asilo que presentaron los prófugos paraguayos. Es precisamente este aspecto el que llama la atención también, ya que esta reunión de la CORE y de ACNUR se efectivizó una semana antes de la mentada audiencia que realizó Rieiro en Montevideo y a la que asistió una nutrida delegación paraguaya, encabezada por el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, y el Procurador, Sergio Coscia.

Entonces, la magistrada uruguaya había peticionado a la CORE un dictamen sobre la condición de Arrom, Martí y Colman, en una suerte de movida dilatoria o apaciguadora.