El diputado Hugo Ramírez se reunió con dirigentes de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF). Tras este encuentro, llegó a la conclusión de que todos los que financien la formación de barras bravas violentas deben ser sancionados, sin importar que sean dirigentes de fútbol, políticos, deportistas o cuerpo técnico.

De la reunión participaron representantes de la Policía Nacional y el Ministerio Público, donde las conversaciones se enfocaron principalmente en las modificaciones al proyecto de ley que busca modificar y ampliar la normativa por la no violencia en los estadios deportivos, presentada por Ramírez.

La iniciativa plantea intensificar las sanciones para los delitos cometidos, tanto por hinchas, como por dirigentes involucrados en la convocatoria y financiación de las barras organizadas. El parlamentario explicó que las sanciones contemplan, pena carcelaria, suspensión de locales deportivos, multas y prohibiciones de ingreso a los estadios, de 6 meses en adelante.

La urgencia para el tratamiento del proyecto, surge luego de los incidentes registrados el pasado 30 de agosto, durante la segunda final de futsal que se registraron en el predio de la Secretaría Nacional de Deportes, y que arrojó como resultado un hincha fallecido luego un violento enfrentamiento entre adherentes de los clubes Cerro Porteño y Olimpia.