El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, habló en la Plaza de la Democracia a sus seguidores que se movilizaron en contra del juicio político durante esta mañana en el centro de Asunción. Entre lágrimas admitió que se equivocó y pidió perdón por sus errores en el caso del acta bilateral secreta de Itaipu.

Igualmente, agradeció el apoyo a sus seguidores que se llegaron hasta la capital del país ante quienes solicitó que se trate el juicio político en su contra, que aseguró estar dispuesto a enfrentar. En todo momento estuvo acompañado del vicepresidente Hugo Velázquez. "Yo les pido que se trate lo antes posible el juicio político. Estoy dispuesto a enfrentar lo que tenga que enfrentar para que vuelva la paz al país”, expresó Abdo.

El mandatario subió a la tarima para dar un discurso en el medio del escenario preparado por sus seguidores que llegaron desde distintos puntos del país. “Me pude haber equivocado y como todo ser humano nos podemos seguir equivocando y pedimos perdón a nuestro pueblo por los errores cometidos. Nunca lo he hecho de mala fe. Acá está parado un patriota que defiende la causa nacional”, dijo con la voz quebrada y entre lágrimas.

“Nadie viene arreado”

Abdo aseguró que no tiene nada que temer y que está con la conciencia tranquila ante esta situación. “Quiero agradecer a cada uno de ustedes porque nuestro itinerario. Varias veces nos reunimos en esta plaza y hoy la defensa de nuestros ideales nos convoca”, declaró Abdo.

El mandatario negó que sus seguidores hayan sido arreados para convocarse en el microcentro de Asunción luego de las acusaciones que serían funcionarios públicos que se ausentaron de sus puestos de trabajo para movilizarse a su favor.

“Acá nadie viene arreado. El pueblo paraguayo es libre, defiende con coraje sus conquistas y eso están haciendo hoy. Les agradezco por esta muestra de solidaridad con un amigo de ustedes, con uno que caminó cada rincón de la República del Paraguay”, manifestó Abdo, con la voz quebrada y entre lágrimas, mientras sus seguidores entonaban cánticos en apoyo.

Admitió que fueron días complicados y que no merece recibir el trato al que fue sometido por la ciudadanía durante las casi últimas dos semanas. “Fueron los 10 días más difíciles de mi vida. Hemos pasado mal con mi familia. No creo merecer lo que estamos pasando, pero así es la vida. Esto va a ser para bien, que se esclarezca y se investigue”, declaró Abdo.

Posteriormente, bajó del escenario, caminó entre sus seguidores y se dirigió hasta el Congreso Nacional. En tanto que sus seguidores anunciaron que irán nuevamente hasta la sede de la Asociación Nacional Republicana (ANR) ubicada sobre la calle 25 de Mayo.