Para el senador liberal Fernando Silva Facetti, el amotinamiento ocurrido en las cárceles debería de ser una alerta para el Gobierno, quien tiene que tomar medidas inmediatas. En primer lugar expulsar a todos los presos brasileños del Primer Comando Capital (PCC), que están reclutando a los paraguayos. Separar a estas poblaciones y enviar a su país para que cumplan sus condenas allí.

“El problema de las cárceles es algo que viene ocurriendo desde hace una década, debido a que han entrado criminales internacionales, específicamente los del PCC y Comando Vermelho, que han cambiado la vida dentro de la cárcel", aseguró.

Sostuvo que en la cárcel de San Pedro ha existido una pérdida total del control. Considera que teniendo en cuenta el accionar de los nuevos criminales y estas prácticas brutales que ellos tienen, el Estado debe de tomar como una imposición para un cambio del paradigma dentro del manejo del penal.

El legislador indicó que ya no se puede seguir con tanta gente hacinada en las cárceles. Recordó que existe una ley aprobada para utilizar pulseras y tobilleras electrónicas, para que los condenados por delitos menores puedan cumplir sus condenas en su hogares, controlados a través de sistemas electrónicos, a fin de reducir el hacinamiento en las cárceles.

“Evidentemente lo que pasó en San Pedro y Tacumbú, es debido a la permeabilidad de los guardias cárceles, que son en base a amenazas, extorsiones o sobornos, por lo que dejan pasar alcohol, dinero, drogas, armas y mujeres, hasta que explota este tipo de crisis”.

Reiteró que hay que extraditar a todos los presos brasileños, ya que no tienen razón de ser en cárceles paraguayas y sobre todo evitar que vuelvan a entrar.