La Corte Interamericana de Derechos Humanos rechazó la demanda contra el Estado paraguayo promovida por Juan Arrom y Anuncio Marti por secuestro y tortura.

El fallo, sin precedentes, dispone que el Estado paraguayo no debe pagar indemnización alguna a los demandantes porque no es responsable de los hechos denunciados por los procesados por secuestro.

Ambos demandantes solicitaban un monto de 123 millones de dólares como indemnización.

“Todos los argumentos fueron rebatidos en la sentencia de la Corte IDH a favor del Estado paraguayo y en contra de Arrom y Martí”, lo confirmó Alejandra Peralta, fiscal de DDHH.

El documento