El jubilado ministro de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Óscar Bajac fue imputado por supuesto cohecho agravado (coima) por los fiscales Victoria Acuña y Luis Piñanez. La medida también afecta a Juan Carlos Avila y Carlos Miguel Lesme, investigados por el mismo hecho punible.

Según los antecedentes, el ex ministro liberal junto con los otros dos ahora imputados habrían exigido el pago de US$ 50.000 como moneda de cambio por una resolución favorable de la Corte para la empresa Cal Agro SA, en un pleito contra la Industria Nacional del Cemento (INC).

Los mismos dueños de la empresa habían montado una entrega vigilada del dinero con la anuencia del Ministerio Público, ocasión en que fue sorprendido de manera in fraganti Rafael Luis María Doldán, quien habría oficiado de intermediario de Bajac.

La imputación va acompañada de otras medidas solicitadas por los agentes fiscales intervinientes, entre ellas: la comparecencia de los imputados cada mes, la prohibición de salida del país y una caución real de G. 500 millones.

Bajac se acogió recientemente a la jubilación, tras cumplir los 75 años de edad y fue reemplazado por el ministro Eugenio Jiménez Rolón.