Miembros del Parlasur se reunieron con el presidente en ejercicio de la República, Hugo Velázquez para concretar una agenda conjunta de trabajo, de modo a facilitar la aprobación de varios proyectos pendientes de estudio en el pleno del Parlamento del Mercosur, que tiene su sede en Montevideo, Uruguay. El encuentro se desarrolló en la Vicepresidencia de la República, Juan. E. O´leary y Presidente Franco.

Uno de los temas prioritarios es realizar un calendario de visitas a los parlamentos de Brasil y Argentina, de tal modo a que éstos aprueben la segunda fase del Fondo de Convergencia Estructurales del Mercosur (FOCEM II).

Si bien la ejecución de FOCEM II ya está avalada por ley en Paraguay y Uruguay, pero está pendiente de legislación tanto en Brasil como en Argentina. El monto de la transferencia implicará unos quinientos cincuenta millones de dólares no reembolsables, en un período de diez años.

También se analiza la flexibilización del tránsito fronterizo como una de las medidas en las que se trabajará de manera coordinada con el Ejecutivo, a fin de fomentar el turismo y las compras, para lo cual se desarrollarán políticas de armonización sobre controles migratorios, garantizando la seguridad regional mediante la utilización de la tecnología.

Otro punto pendiente de estudio es la Hidrovía Paraguay-Paraná, se insistirá en generar medidas que permitan el cumplimiento de la normativa regional vigente para la libre navegación de los ríos. Se propone que en mayo de 2019 se realicen tareas conjuntas con la Cancillería, el Centro de Armadores, Marina Mercante, Prefectura Naval, la delegación paraguaya del Parlamento del Mercosur y otras instituciones.

Está en agenda también promover la realización de las esclusas de navegación de Itaipú, que permitirá al sistema Paraguay-Paraná acceder a la zona paulista (Estado de San Pablo/Brasil), a través del Tieté y vice versa. Los parlasurianos harán una audiencia pública, en el mes de marzo del año que viene, de tal modo a promover su pronta construcción.

Finalmente, se prevé ampliar la compra conjunta de medicamentos, a través de la modificación del acuerdo existente entre los ministerios de Salud del Mercosur y Estados Asociados mediante el Fondo Estratégico de las Organización Panamericana de la Salud.