Ante una nueva denuncia por presunto enriquecimiento ilícito presentada por Yolanda Paredes – esposa del senador Paraguayo Cubas – en contra del senador colorado Javier Zacarías Irún, este calificó la movida como “llovido sobre mojado.”

Añadió estar tranquilo, ya que hace unos meses las abogadas Katya González – hoy diputada – y María Esther Roa – cabeza visible de los “ciudadanos indignados” que prestan el servicio de escrache selectivo a domicilio – ya habían hecho lo mismo y que esa movida fue desestimada por la Fiscalía de Delitos Económicos por “carecer totalmente de sentido.”

En presente coreografía política desplegada por Paredes, la acompañaron otros integrantes de su equipo de choque, como Eugenio Guerín y Nicolás Russo.

“Todos ellos son los mismos que nos vienen denunciando permanentemente en Ciudad del Este, sin éxito, porque las denuncias son descabelladas, sin sustento, ni asidero legal. Por eso a mí no me preocupa para nada”, agregó Zacarías Irún.

Recordó que hace algunos meses ya fue investigado y denunciado por enriquecimiento ilícito y fue desestimada esa denuncia por la fiscalía de delitos económicos.

SEPRELAD

En otro momento, el referente republicano del Alto Paraná, comentó que también fue denunciado e investigado por la SEPRELAD y que todo fue desestimado porque no habían causales.

Y sobre el punto precisó que estas desestimaciones de las denuncias en su contra no son de tiempo atrás, sino recientes, de hace menos de 90 días.

“Esta nueva denuncia presentada, con los mismos argumentos, hasta parecería una broma, un chiste. Es algo que ya hizo Katya González, junto con la 'coordinadora de escrahadores' María Esther Roa. Es una lástima jugar con el Estado de Derecho y con la gente”, reflexionó Zacarías Irún.

IMPUNIDAD

Otra arista abordada por el legislador fue que estos “denunciantes” gozan de una notable impunidad, ya que al ser demandados por denuncias falsas “no pasa nada”.

CUBAS

Sobre Paraguayo Cubas, el parlamentario colorado insistió que “me tira a su señora en su denuncia, más tres o cuatro abogados que todos conocemos en Ciudad del Este.”

“Son abogados que viven de las denuncias falsas que presentan porque lucran con ellas. Mucha gente incluso les tiene miedo. Ellos hasta cobran para retirar las denuncias que presentan. No tienen absolutamente autoridad moral, ni ética profesional y menos capacidad para hacer una denuncia seria”, disparó Zacarías Irún.

Refirió, igualmente, el Acto Interlocutorio Nº 318, de fecha 7 de mayo de 2.018, que desestima cualquier “enriquecimiento ilícito, lavado y otros” atribuibles a él en hechos “suficientemente estudiados e investigados por la Fiscalía de Delitos Económicos.”

“A mí, denuncias políticas de personas que no tienen autoridad moral, política ni profesional no me preocupan para nada”, finalizó Zacarías Irún.