Ante la situación diplomática entre Israel y Paraguay, por el traslado de la embajada de Jerusalén a Tel Aviv, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, argumentó que la razón de su decisión de debe a “lograr la paz” ante el conflicto israelí palestino.

"Paraguay es un país de principios. El espíritu de la decisión anunciada es que los pueblos de Israel y Palestina logren alcanzar una paz amplia, justa y duradera. Siempre seremos respetuosos del derecho internacional”, escribió en su cuenta de Twitter.

Embajador concurrente agredece gesto

Por su parte, Ibrahim Al Zeben, embajador de Palestina en Brasil y concurrente ante nuestro gobierno, se mostró agradecido sobre el gesto del Ejecutivo. “Sin duda es una sorpresa agradable porque corresponde con el derecho internacional y corresponde también a un acto constitucional del gobierno paraguayo”, afirmó Al Zeben, en la 780 AM.

Afirmó que que corresponde a la comunidad internacional colaborar en destrabar el conflicto palestino-israelí. “Paraguay demuestra que tiene un respeto por el derecho internacional, y esperamos que tanto Estados Unidos y Guatemala tengan el mismo valor que Paraguay y adopten la misma medida”, expresó.

En tanto, el diputado Raúl Latorre se mostró preocupado por la consecuencia que pueda acarrear la decisión de instalar nuevamente la embajada de Paraguay ante Israel en Tel Aviv. “Es un muy importante el mercado de la carne. Las relaciones con Israel son muy importantes y se tienen que recomponer. Sino se recomponen las relaciones sería negativo para el país", manifestó Latorre, en contacto con la 780 AM.

La Autoridad Palestina anunció abrirá una embajada en Paraguay, tras la decisión este miércoles de ese país de trasladar su sede diplomática en Israel de Jerusalén a Tel Aviv, informó el ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad al Maliki.

Paraguay había trasladado su embajada a Jerusalén el 21 de mayo, pero el gobierno de Mario Abdo Benítez anunció que volvía a trasladarla de regreso a Tel Aviv. Como represalia, el primer ministro Benjamin Netanyahu decidió inmediatamente cerrar la embajada israelí en Asunción.