El Ministerio de Edu­cación y Ciencias (MEC) y el Consejo Nacional de Educación Supe­rior (Cones) prometieron dar solución y regularizar en un mes a los estudiantes que cul­minaron la carrera de medi­cina y reclamaban su titula­ción, como también a aquellos que desean seguir con sus estudios en la Universidad María Serrana.

Para Federico Mora, vicemi­nistro de Educación Superior, esta situación no debió pro­longarse por tanto tiempo, pero ahora se llegó a un acuerdo entre el Cones y la universidad para que pueda cumplir con un plan de mejora académica y administrativa. De esta forma buscan que los estudiantes puedan recibir sus títulos universitarios y los que fueron afectados puedan continuar estudiando.

“Nos reunimos con la nove­dad de que ya se firmó un acuerdo entre el Cones y la universidad, estableciendo un plan de ruta para intro­ducir mejoras, en el marco de las medidas del consejo. Soli­citaron que se dejen de lado las instancias legales para que puedan resolver dentro de un plan de mejora acadé­mica. Eso nos parece bastante alentador”, detalló Mora en entrevista con La Nación/Nación Media.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

“SE PROLONGÓ DE FORMA INNECESARIA”

Mora comentó que se con­formó una comisión para dar seguimiento a este caso y que él presidirá esta comisión. “Espero que, en un plazo de aquí a un mes, ya podamos tener un informe para imple­mentar el plan de mejora y con esto destrabar la situación. De esta manera lograr que estos 400 estudiantes puedan conti­nuar con sus estudios”, resaltó.

Además recordó que cuando se intervino la universidad en junio de 2021 un grupo de estudiantes solicitó quedar por fuera del proceso de irre­gularidad, para que sus títu­los puedan prosperar, pero les fue negado. “Los estudiantes con esta noticia quedaron muy contentos, porque lleva­ban mucho tiempo esperando acciones concretas por parte del Cones. Creo que el caso se dilató de forma innecesaria”, confirmó.

Aseguró que la anterior admi­nistración del Cones no buscó la forma de dar solución a este problema que afectó a más de 400 estudiantes. “Hubo estu­diantes que nada tenían que ver con los casos que fueron detectados con irregularidad. Tal vez, se pudo haber mane­jado de otra forma y la anterior presidencia no agotó las ins­tancias y darle una interpre­tación más amplia al caso. Hoy buscamos dar una hoja de ruta, para que se implementen las medidas que correspondan y la universidad cumpla con el plan de mejora”, puntualizó.

Dejanos tu comentario