Un grupo de investigado­res del Centro de Estudios e Investigaciones de Derecho Rural y Reforma Agraria (Ceidra) analizó el fenómeno de la migración de juventudes rurales y el impacto que este genera. El proyecto recibió G. 351.255.964 del Conacyt a través del Programa Pro­ciencia con apoyo del FEEI. Según los resultados del pro­yecto denominada “Migra­ción, desarraigo y exclusión de juventudes rurales y su impacto en el futuro de la agricultura familiar campe­sina” ha cambiado la veloci­dad de la desintegración de la agricultura familiar y de la cultura campesina como formas de vida.

En coordina­ción con los jóvenes rurales se ha construido una agenda básica de propuestas sobre ocho áreas de interés tales como salud sexual y repro­ductiva, educación, trabajo, acceso a la justicia, tierra y vivienda, participación social y política, igualdad de género, cultura, deportes y ocio. Esta agenda está a disposición de autoridades nacionales y locales, así como de organi­zaciones juveniles que qui­sieran desarrollarla y profun­dizarla. Los departamentos que participaron en el estu­dio son Itapúa, Caaguazú y San Pedro. En el marco del proyecto de investigación fue publicado el material “Migra­ción, desarraigo y exclusión de juventudes rurales y su impacto en el futuro de la agricultura familiar campe­sina: Un abordaje desde sus propias voces”.

Los investigadores que par­ticiparon de la investigación son Gabriela Schvartzman Muñoz, Silvia Helena Gon­zález y Juan Antonio León.

Dejanos tu comentario