Las aguas del lago Ypacaraí arrojan resultados de cate­goría excelente debido a la ausencia de coliformes feca­les, según estudios realiza­dos por el Centro Multidisci­plinario de Investigaciones Tecnológicas (Cemit). “Se registra mayor transparen­cia, una gran oxigenación del agua, entre otros factores que podrían indicar la recupera­ción del ecosistema del lago”, explicó Renato Maas, direc­tor de la Comisión Nacio­nal de Gestión y Manejo del Lago Ypacaraí (Conalaypa). Sin embargo, existe una preo­cupación de su total recupera­ción a causa de los incendios.

Los resultados de esta cam­paña de monitoreo arrojaron una gran mejoría en varios parámetros de calidad del agua como el aumento progresivo de la densidad y diversidad zoo­planctónica. Sin embargo, en palabras del titular de la Cona­laypa, continúa latente el riesgo de floraciones de cianobacte­rias para los próximos meses de verano.

Los humedales de los arroyos Yukyry y Pirayú, prin­cipales afluentes del Ypacaraí, amplifican la depuración de la vegetación única existente en la zona, así como las algas fila­mentosas y otros organismos. “Esto se debe a que el lago man­tiene un nivel estable. Al exis­tir mayor cantidad de agua, el tiempo de residencia del agua de los arroyos en los humeda­les es mayor, por lo que hay más tiempo de trabajo de purifica­ción”, señaló Maas.

Ante los últimos sucesos de incendios en Tarumandy-Lu­que, Maas señaló que: “Los recientes incendios forestales en el área silvestre protegida del lago Ypacaraí ponen en peli­gro a los humedales adyacentes al lago, por lo que todo este gran trabajo de depuración de las aguas, incluso la misma cali­dad del agua del lago, podría verse afectado directamente si el fuego va hacia las zonas crí­ticas de protección”.

Dejanos tu comentario