Cristóbal López Romero, arzobispo de Rabat, Marrue­cos, y cardenal español nacio­nalizado paraguayo, comentó: “Los africanos son muy ale­gres, dinámicos, rítmicos, muy... ruidosos, podemos decir. Y a los europeos les gusta al principio, pero luego piden un poco de silencio, de tran­quilidad, que la cosa sea más reposada. Está bien que la misa sea un poco larga, pero más de dos horas no, por favor (ríe). Ves que el estilo de celebración es distinto”, manifestó.

Lo hizo en una entrevista con Rome Reports, la agencia de noticias del Papa y el Vaticano, en un artículo sobre la crisis en los países que sirven de trán­sito para los migrantes que quieren llegar a España, uno de ellos Marruecos, país de tránsito entre África y Europa donde desarrolla su misión.

“En una noche el padre que está allá (en Marruecos), el párroco que además es mi vicario general, puede levan­tarse cinco, seis, siete veces para abrir la puerta a jóve­nes, jóvenes normalmente... algunos menores que llegan. Y durante la pandemia ha tenido viviendo dentro de la parroquia durante uno, dos o tres meses hasta 150 perso­nas que no podían moverse por el confinamiento”, dijo López Romero a Rome Reports.

Según el reportaje sobre migrantes y los países de tránsito, así como la ayuda que brinda la Iglesia Cató­lica a las personas que piden ayuda y techo para tomar fuer­zas y retomar el camino, el pro­blema migratorio no es la única cuestión que afronta una igle­sia como la de Marruecos, que Francisco visitó en el 2019.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar