Una mujer identificada como Liz Pamela Molas ingresó el domingo al mediodía a la sala posterapia intensiva del hospital Integrado Respiratorio Ingavi-IPS. Los médicos que realizaban su habitual recorrido le pidieron que se retire del lugar, ya que su presencia violaba todas las normas de bioseguridad de los enfermos.

La mujer salió del lugar, pero minutos después volvió a ingresar con otras personas más que procedieron a agredir a una de las médicas que intentó calmarlos. Luego, otro profesional de blanco intentó socorrer a su colega y también fue víctima de la furia de los familiares. En el violento incidente resultó víctima la médica Mónica Abente, quien presentó múltiples lesiones, relató el Dr. Ricardo Olmedo, director del Hospital Ingavi.

“Agredieron brutalmente a los médicos cuando una jefa de sala estaba haciendo su habitual recorrido. Encontró a un familiar con un paciente, le pidió por favor que se retire mientras ella hacía su trabajo y aparentemente sin problema la mujer salió. Después de un cierto tiempo, vuelve a ingresar entre otras cuatro personas más, la doctora de nuevo les pidió por favor que se retiren porque ellos seguían con su trabajo y las personas empezaron a discutir con los médicos hasta que terminó todo en agresión, patadas y mordidas”, denunció el Dr. Olmedo en comunicación con La Nación.

El incidente ocurrió en el tercer piso, pabellón de Contingencia Respiratoria, donde atendían cuadros graves de covid-19, aproximadamente a las 12:30, cuando en medio del alboroto y griterío a los que recurrió la señora Molas, la doctora Mónica Abente llamó a la cordura y a la conciencia de estas personas a respetar las normas de bioseguridad imprescindibles en un nosocomio de contingencia.

Dejanos tu comentario

13H

¿Cree que el ministro del Interior debe seguir en el cargo tras este nuevo ataque en el Norte?

Click para votar