Este año no hubo pro­cesión por Yvága Rape, tampoco las obras universales de iglesias famosas se reprodujeron con sus cuadros vivos. Taña­randy estuvo desprovisto de las multitudes de siempre en Semana Santa, obviamente por el tiempo de aislamiento que vivimos.

Pero el artista Koki Ruiz y sus colaboradores instalaron un símbolo que sonó como un clamor estentóreo desde la fe: el encendido de candiles con los nombres de las per­sonas fallecidas en este año pandémico, al pie de la ima­gen de la madre María.

Una de las colaboradoras coloca los candiles de apepu en el altar de la Virgen para ser encendidos.FOTO:GENTILEZA

“Fue una sorpresa, no espe­rábamos una respuesta tan importante, queríamos que la presencia de la Virgen se dé entre la gente, hicimos más de mil velas este año para que allí en soledad poder prender­las, ya que no nos podíamos juntar ni hacer la procesión”, comentó Koki Ruiz sobre el evento virtual que conmovió a los habituales concurrentes a la procesión de Tañarandy y la comunidad en general.

“Comenzamos con un primer nombre de un ignaciano que murió en el exterior, en Bar­celona, e invitamos a la gente a pasarnos los nombres de sus seres queridos para ir agre­gándoles a los candiles pre­parados de apepús (naranja agria) y fue pasando lejos la cantidad que teníamos pre­parados, explotó la cantidad y hasta la mañana del sábado había gente pidiendo… no pudimos cumplir con todos, pero satisfechos de haber podido dar una caricia a quie­nes perdieron a sus seres que­ridos”, indicó el artista.

Al caer la tarde fueron encendidos los candiles.FOTO: GENTILEZA

Con la mencionada activi­dad también se trató de con­trarrestar la suspensión de la tradicional actividad reli­giosa de Tañarandy, que cuya procesión fue cancelada por segundo año consecutivo a causa de la pandemia.

La invitación para el home­naje, que se inició a las 17:00 en el patio de la casa de Del­fín Roque “Koki” Ruiz Pérez (a puertas cerradas), fue hecha por el propio artista, que a través de su red social Facebook invitó a todas las personas interesadas a enviar el nombre de las víc­timas del virus.

Cada candil tenía un nombre de una víctima de covid-19.FOTO: GENTILEZA

Ruiz comentó que los traba­jos involucraron a unos 60 colaboradores, que se encar­garon de la preparación de la escenografía, limpieza y todo lo necesario para que el lugar esté a punto.

“Hace un tiempo que asumi­mos que iba a ser así, Misiones es zona roja de la pandemia y teníamos pensado que no íba­mos a poder juntarnos para esta Semana Santa, y gracias al apoyo que recibimos para este trabajo que hicimos con mi hija Almudena, pudimos mantener latente la presen­cia de la espiritualidad de la gente”, concluyó el artista.

Dejanos tu comentario

8H

¿Qué medida se debe tomar ante la alarmante cantidad de personal de Salud fallecido por COVID-19?

Click para votar